Rosario: por la tormenta en Buenos Aires, Rosario recibió vuelos provenientes de Roma, Estados Unidos, Bogotá, Lima y Santiago de Chile.

Las fuertes tormentas que azotaron a la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores obligaron a que muchos vuelos se desviaran. Es por eso que el Aeropuerto Internacional de Rosario (AIR) se vio colmado durante gran parte de ayer por pasajeros y máquinas de vuelos internacionales que no pudieron llegar al Aeropuerto Internacional de Ezeiza ni al aeroparque Jorge Newbery y debieron reconfigurar sus arribos.

Durante toda la mañana y buena parte de la tarde de ayer, las instalaciones del AIR se vieron repletas de viajeros que tuvieron que hacer una escala forzada en Rosario debido a las inclemencias del tiempo que se registraron en el área del Gran Buenos Aires y que afectaron la actividad de las dos aeroestaciones más importantes del país.

En Buenos Aires llovió durante gran parte del sábado, un panorama que fue acompañado por densos nubarrones negros que tornaron imposible todo tipo de operatoria en el ámbito aéreo.

Incluso, el vuelo que debía salir desde Ezeiza hacia Rosario a las 8.20 quedó cancelado, junto al que debía provenir de Iguazú desde las 8.50, ya que las aeronaves no pudieron realizar el despegue en esos destinos.

Mediodía

La vocera del AIR, Cecilia Gabenara, dijo a La Capital que sobre el mediodía de ayer hubo seis aviones de gran porte, que cumplían servicios internacionales y debían llegar a Ezeiza. Las máquinas tuvieron que hacer aterrizajes alternativos en Rosario. Se trata de servicios de Aerolíneas Argentinas, Lufthansa, United Airlines y Taca Perú.

Las empresas “adornaron” la pista del aeropuerto local y brindaron un pasaje atípico: ni la alemana Lufthansa ni la estadounidense United Arilines son firmas que se vean con frecuencia por el AIR.

Los vuelos que debieron hacer la escala forzada o finalizar en Rosario provinieron de Roma, Estados Unidos, Bogotá, Lima y Santiago, y comenzaron a arribar desde las 4.30 de ayer. Los pasajeros colmaron las instalaciones del aeropuerto, por lo que se pudo ver gran cantidad de público en la zona de preembarque y en otros lugares que posee la aeroestación, como por ejemplo los bares.

“Los pasajeros fueron reubicados en micros y hoteles, y otra alternativa fue traer a tripulantes desde Buenos Aires para llevarse más tarde el avión”, expresó Gabenara, sobre todo al hacer referencia a los vuelos a los que se les venció la tripulación (tiene un determinado tiempo para trabajar y cuando llega al límite del horario, ya no puede seguir volando).

A pesar de semejante movimiento, la vocera afirmó: “Tuvimos la operatoria normal de los sábados, con algunos vuelos de Aerolíneas Argentinas que, al no poder despegar, se cancelaron”.

Avanzada la tarde, la situación se comenzó a regularizar en el aeropuerto internacional local y de a poco se volvió a la normalidad.

Clima adverso

Si bien los pronósticos amenazan desde inicios de semana, el Servicio Meteorológico Nacional volvió a indicar que para hoy en Rosario habrá lluvias y tormentas durante la madrugada y la mañana.

La ciudad estuvo dentro del radar de alertas meteorológicas en varias ocasiones desde el martes hasta hoy, pero en ningún momento se cumplieron los pronósticos y se vivieron días de intenso calor, más parecidos al verano que a la primavera.

Según el reporte oficial, lloverá durante las madrugadas y las mañanas de hoy, mañana y el martes. A su vez, el pronóstico también estima que habrá un marcado descenso de temperatura entre hoy y mañana. (Más información sobre este tema en la página 30)