Más de 100 mil rescatistas trabajan para auxiliar a las personas atrapadas por las inundaciones. Las lluvieron fueron “sin precedentes”.

Al menos 26 personas murieron tras el paso del devastador tifón Hagibis en Japón, mientras bomberos y soldados socorrían a los habitantes atrapados por las numerosas inundaciones.

Más de 100.000 rescatistas, incluyendo 31.000 soldados, trabajaban este domingo en el auxilio de personas atrapadas, después de que las lluvias torrenciales causaran corrimientos de tierra y el desbordamiento de ríos.

El gobierno dio cuenta de un balance de 14 fallecidos y 11 desaparecidos, pero la prensa local informó que al menos 26 personas habían muerto y que 15 seguían desaparecidas.

La tormenta, acompañada de lluvias de una intensidad “sin precedentes”, sembró la desolación al pasar por el centro y el este de Japón entre la noche del sábado y la madrugada del domingo.

En la región de Nagano se registraron importantes inundaciones. Un dique cedió, dejando vía libre a las aguas del río Chikuma en una zona residencial en la que las viviendas quedaron anegadas hasta el primer piso.

En Kawagoe, al noroeste de Tokio, socorristas evacuaron en barco a un grupo de personas mayores, algunas en silla de ruedas, de una residencia de ancianos, constató la agencia AFP.

Alrededor de 7,3 millones de japoneses recibieron consignas no obligatorias de evacuación tras los niveles récord de precipitaciones. Varias decenas de miles de personas siguieron la recomendación y fueron acogidas en gimnasios o salas polivalentes donde se les proporcionaron alimentos, agua y frazadas.

La intensidad de las precipitaciones hizo que la Agencia Meteorológica de Japón (JMA) emitiera su nivel máximo de alerta por lluvias, reservado a las situaciones de posible catástrofe.

Hagibis tocó tierra el sábado poco antes de las 19 locales (las 7 de la mañana en la Argentina) y alcanzó Tokio tres horas después, acompañado de ráfagas de viento de hasta 200 km/h, según la JMA.

Ya antes de tocar tierra, Hagibis provocó una muerte el sábado en la región de Chiba (en la periferia este de Tokio), donde se halló sin vida a un hombre en una camioneta volcada, según los bomberos.

El balance aumentó con el paso del grueso de la tormenta, que se cobró vidas en la región de Tokio, en el centro y en el noreste del país.

“El gobierno hará lo máximo”, aseguró el primer ministro, Shinzo Abe, quien dijo estar dispuesto a desplegar más tropas.