Habían contratado viajes, pero hace 15 días encontraron el local cerrado y totalmente vacío. Buscan a la dueña del comercio.

Cerca de 100 los vecinos de la zona sur pagaron viajes a la agencia de turismo Black Jack, de San Martín al 5500, que no se concretaron. Hace 15 días descubrieron que el local está vacío y presumen que la dueña se fue a Chile tras estafarlos.

Patricia Soraire es una de las damnificadas. Tenía pagado un viaje a las Cataratas del Iguazú, para el 3 de noviembre, junto con 20 amigas, pero no lo podrá realizar porque la agencia que contrató ya no existe.

“Ya habíamos hecho dos viajes con esta agencia, uno a La Rioja y Catamarca, en 2017, y el año pasado fuimos a Mendoza y a Chile. Los dos fueron excelentes, no faltó nada y, dada la confianza que nos dio la dueña, volvimos a apostar por un tercer viaje. Nunca nos imaginamos que iba a desaparecer”, relató abrumada Soraire a La Capital.

“Esta agencia nos ofrecía la posibilidad de ir pagando en cuotas a lo largo del año. De hecho, el viaje que teníamos programado para el 3 de noviembre próximo lo concertamos en noviembre del año pasado”, continuó la mujer indignada.

“Fuimos pagando cuota tras cuota y, cuando ya estábamos llegando al final, y quedando pocos días para viajar nos enteramos de que la agencia ya no existía. Nos acercamos al local y vimos que estaba vacío”, contó la mujer, quien se agrupó junto a otros clientes de la empresa para hacer las denuncias en la comisaría correspondiente.

“También queremos ir a la Defensoría del Pueblo para que hagan algo”, manifestó la mujer.

Los vecinos ya se manifestaron dos veces la semana pasada frente al local. Y también fueron al domicilio de la dueña.

Según el relato de Soraire, la titular de la agencia de turismo Black Jack les habría dado un nombre falso. “Nos dijo que se llama Alejandra Zagal Gaeta, pero su verdadero nombre es Susana Jimena Zagal Gaeta”, pudo saber la denunciante.

“Nos acercamos a su casa, ubicada en Villa Gobernador Gálvez, y allí nos atendió su pareja. Nos dijo que Alejandra se había tenido que ir a Chile, junto con sus dos hijas, que trabajaban con ella en la agencia, porque tenía a su madre muy enferma, y nos dejó a todos en banda”, declaró.

A su vez, la mujer comentó que días más tarde, también la pareja de Zagal Gaeta abandonó el domicilio.

Soraire sostuvo resignada: “No sabemos cómo ubicarla, nos estafó y queremos que actúe la Justicia, porque ya sabemos que a la plata no la vamos a recuperar”.

Las investigaciones de los damnificados dan cuenta de que la agencia Black Jack fue dada de baja por el Ministerio de Turismo de la Nación en 2016; sin embargo continuó vendiendo viajes hasta este año inclusive.

En tanto, los damnificados pintaron las paredes del local con la leyenda “estafadora” y pegaron la foto de la dueña.

“Jamás contraten nada con esta agencia (…) pagamos un viaje a cataratas para el 10/10/19, somos 16 personas y una semana antes la agencia nos dejó sin viaje”, escribió Marina Gauna, otra de las damnificadas en la página de Facebook que todavía tiene la agencia.

Por su parte, Rosa Gantus indicó que viajaba el 16 de noviembre al norte argentino y se encontró con el local vacío.

Los estafados quieren que todos quienes contrataron viajes se enteren de la situación, y esperan que la Defensoría les de una respuesta por la estafa sufrida.