Rosario: el “Brujo” y ocho integrante de su gavilla recibieron prisión preventiva. El grupo se dedicaba también a vender números para visitantes de internos de la Unidad Penitenciaria 11.

Fueron imputados por asociación ilícita René Ungaro y ocho integrantes de su banda, presuntamente dedicada a cometer múltiples delitos, entre ellos violentas usurpaciones de viviendas de barrio Tablada y Municipal, y de Villa Gobernador Gálvez. También se los acusa de venta de números para visitantes de internos de la Unidad Penitenciaria 11. Se estableció el rol de cada miembro de la gavilla y se dictó prisión preventiva a seis de ellos, y domiciliaria a los dos restantes.

Este miércoles se llevó adelante la audiencia imputativa en la que el fiscal Matías Edery imputó a René Ungaro, Ramona A., Daniel B., Ariel A., Julio A., Jesica G., Claudio A., Marcelo G. y María del Rosario C., haber tomado parte de una asociación ilícita destinada a la comisión de delitos contra la propiedad y las personas en Barrio Tablada, Barrio Municipal y Villa Gobernador Gálvez.

Entre los ilícitos cometidos por dicha banda se encuentran la compra y venta de armas de fuego, sustracción de automotores, amenazas, atentados contra las personas, usurpaciones, abuso de armas y la regulación ilegal del ingreso de personas a establecimientos penitenciarios a través de la venta de números. De acuerdo al fiscal, la organización criminal se encuentra activa al menos desde octubre de 2018 y se extiende hasta la actualidad. Cuenta con funciones definidas.

Las tareas que cumplen los imputados dentro de la organización son idear las acciones para defender el territorio, ordenar a terceros la comisión de delitos, ejecutar las ordenes, organizar la logística, aporte de medios y recursos para la comisión de los diferentes delitos como armas y vehículos y la realización de tareas necesarias para la determinación de los objetivos y para procurar la impunidad de los autores materiales.

“El objeto fundacional, prioritario y aglutinante de la banda investigada es la defensa del territorio, lo que les permite desarrollar los diferentes tipos de negocios ilícitos que, a su vez, le generan beneficios económicos y los ascienden en poder respecto de bandas antagónicas”, detalló. Específicamente el rol y las tareas que cumple cada una de los miembros de la organización es la siguiente:

* Rene Ungaro: jefe de la organización. Encontrándose detenido, imparte órdenes desde la cárcel a sus referentes que se encuentran en libertad para cometer ilícitos, como la usurpación violenta de viviendas, extorsiones a miembros de bandas antagónicas u otras, sindicando la dirección de estas y sus automóviles a los fines de que sean prendidos fuego o atacados a tiros. También se encarga de conseguir armas y vehículos, y ordena los pagos por estos hechos y esconde pruebas.

* Ramona A.: recibe órdenes de miembros de la organización privadas de su libertad, siendo la encargada de la logística de los hechos cometidos por la organización. Maneja y administra recursos propios y del resto de los imputados, valiéndose para ello de la comisión de delitos como la tenencia y disposición de armas de fuego (guardándolas en su casa, indicando también dónde deben llevarlas, a quiénes deben ser entregadas), la organización de venta de números para el ingreso a la cárcel, como así también organizar amenazas y extorsiones, atentados contra las personas, lesiones, robo de vehículos provenientes de ilícitos para su encubrimiento y desarme de los mismos, como así también usurpaciones.

* Daniel B.: miembro de la banda, encargado de guardar elementos para cometer delitos, por lo que se le atribuye disponer de viviendas donde se esconden armas y vehículos con los que luego se cometen los hechos.

* Ariel A.: preso, ordena la ejecución de diferentes atentados contra personas para lograr de esta manera obtener el control territorial.

* Julio A.: administra ciertos circuitos delictivos en Villa Gobernador Gálvez y comete hechos ilícitos, como ser el guardado de automóviles adquiridos ilícitamente y de las armas de fuego y municiones. Dispone de la administración de dinero de la organización y ordena la comisión de delitos para defender el territorio frente a rivales antagónicos.

* Jésica G.: encargada de cometer ilícitos como el ocultamiento de automóviles donde se guardan elementos provenientes del delito y armas de fuego. Regentea en favor de la organización el negocio de la venta ilegal de números para el acceso a la Unidad penitenciaria N 11. Es la encargada de defender ese negocio amedrentando y amenazando a personas para lograr su objetivo.

* Claudio A.: encargado de la logística, de los traslados de gente hacia la Unidad Penitenciaria de Piñero y de miembros de la organización para que cometan diversos hechos delictivos. Asimismo es uno de los encargados de regentear la venta ilegal de numerosos para el acceso a la Unidad penitenciaria N 11. Para eso amenaza a quien se le cruza por el camino.

* Marcelo G.: brazo armado de la banda y ejecutor de hechos contra las personas para defender el territorio y los negocios de la organización. Efectúa amenazas utilizando armas de fuego contra personas de bandas antagónicas y es el encargado de ejecutar las órdenes referentes a delitos contra las personas como homicidios, lesiones y ataques con armas de fuego.

* María del Rosario C.: tiene a su cargo el gerenciamiento de la venta ilegal de números para el acceso a la Unidad Penitenciaria 11. Para ello organiza amenazas y lesiones. Asimismo dispone de un inmueble usurpado violentamente a sus dueños para guardar elementos con los que la organización lleva adelante distintos hechos delictivos.

La Jueza de Primera Instancia Valeria Pedrana tuvo por formalizada la audiencia imputativa y dictó prisión preventiva por el término de 90 días de todos ellos. Para Jésica G. y María del Rosario C. se dictó el mismo término en modalidad domiciliaria