En un año quedaron vacíos 142 inmuebles. Son cifras oficiales del último relevamiento dado a conocer por el Centro Comercial de Santa Fe, que esta mañana presentará un detallado informe a la prensa. Una preocupante tendencia que no para de crecer.

En la ciudad de Santa Fe hay en la actualidad 993 locales comerciales vacíos. Ello representa el 14,33 por ciento del total disponible. Y desde octubre de 2018 al corriente mes, se desocuparon 142 negocios: en sólo un año, hubo un aumento de cierres del 16,7 por ciento. La cifra encendió la alarma de los comerciantes que, nucleados en el Centro Comercial de Santa Fe, tenían previsto brindar hoy una conferencia de prensa en la sede de la institución ubicada sobre San Martín 2819.

En la oportunidad, será dado a conocer el 9no. Informe Semestral sobre Locales Comerciales Ocupados y Desocupados de la ciudad capital, elaborado por el Departamento de Investigaciones Económicas y Sociales (DIES), de la institución local. En el informe se destaca, además, el crecimiento de la cantidad de locales comerciales desocupados en la ciudad desde octubre de 2015 (10,87 por ciento) a la fecha (14,33 por ciento).

En el transcurso del último año, la ciudad pasó de tener 851 locales comerciales desocupados en octubre de 2018, a 937 en marzo de este año; y luego, a 993 en la actualidad. Ello implica un crecimiento del 16,7 por ciento de locales que bajaron sus persianas.

 Bajas expectativas

El Centro Comercial relevó que agosto, con relación a las ventas, fue un mes dividido en dos partes. “Había comenzado con interesantes y prometedores niveles de actividad, donde se apreciaba el impulso generado por la utilización de Ahora 12 (con sus variantes de 3, 6 ó hasta 18 cuotas) y estaba justificando buenas expectativas entre los comerciantes”, mencionaron.

Pero luego de las PASO —concretamente a partir del lunes 12 de agosto—. El impacto de las elecciones se reflejó en el incremento de precios de las mercaderías, y las listas que recibieron los comerciantes de sus proveedores tuvieron un aumento elocuente. El 58,6% percibió una suba entre el 15 y 20%; el 27,6% sufrió un aumento en los costos entre el 20 y 25%; y el 13,8% resaltó que el aumento de la mercadería superó el 25%.

Tras el buen panorama que habían dejado las ventas de julio, los comerciantes preveían un futuro auspicioso, tal es así que cerca del 60% pensaba que el caudal de venta iba a aumentar. Empero, luego de las PASO presidenciales y las medidas económicas que prosiguieron al resultado electoral, ahora el horizonte que avizoran los comerciantes en proyección a los próximos tres meses es poco alentador.

Respecto a sus ventas, sólo el 26,1% cree que se incrementarán (marcando un notable descenso en dichas apreciaciones con respecto a meses anteriores); un 17,4% cree que disminuirán aún más; un 30,4% indicó que se mantendrán; y un 26,1% no sabe precisar la tendencia.