Este sábado 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama, una cita que pone de relieve el compromiso de toda la sociedad en la lucha contra esta enfermedad.

Una de cada ocho mujeres puede padecer cáncer de mama. El 85% de los tumores puede ser detectado por medio de una mamografía anual y el 95% de los casos tiene un buen pronóstico con un diagnóstico temprano.

En el mes de la conmemoración por el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, es fundamental ponernos como objetivo el sensibilizar a las mujeres sobre la importancia de la visita anual al médico mastólogo, ya que este chequeo y el diagnóstico temprano son sumamente importantes para poder detectar la enfermedad de manera precoz, y así mejorar el pronóstico y la recuperación.

En la Argentina cada año se diagnostican 18.000 casos nuevos y fallecen 6.000 mujeres como consecuencia de esta enfermedad. Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas.

Aún conociendo la importancia y beneficio de la detección a tiempo del cáncer de mama, existen muchos pacientes que “esquivan” el diagnóstico, principalmente a través de la mamografía, por una serie de mitos que se han formado alrededor de esta herramienta.

Mitos sobre la mamografía:

• Puede reemplazarse por la ecografía – FALSO.

La Mamografía es irremplazable, siendo la ecografía sólo complementaria

• Duele – FALSO.

Aunque el dolor es una sensación individual, la mamografía ejerce presión que puede resultar incómodo por no doloroso. Es una técnica no invasiva. La compresión de la mama ayuda a la visualización y disminuye la dosis de radiación absorbida.

• No tengo ni síntomas, no necesito una mamografía – FALSO.

El cáncer de mama es una enfermedad indolente; por lo que el chequeo anual es fundamental para detectarla.

• Puede generar cáncer de tiroides – FALSO.

La glándula tiroides no está expuesta a los rayos, por lo que no tiene relación alguna con el cáncer de tiroides. Además, la dosis de radiación que se utiliza en una mamografía es muy baja y tampoco produce cáncer en ningún otro órgano.

• Tengo implantes, no puedo realizarme mamografía – FALSO.

Se puede realizar la mamografía aún con implantes. Para evaluar adecuadamente los tejidos mamarios el especialista realiza una maniobra especial, que también es indolora.

• Hacer anualmente una mamografía aumenta el riesgo de cáncer de mama – FALSO.

La radiación que se utiliza es mínima y no existen datos científicos que sustenten esta creencia.

La mamografía es una técnica no invasiva, rápida, indolora y efectiva. Detecta cáncer o lesiones mamarias de alto riesgo de malignizarse muchos años antes de que sea palpatorio o se manifieste clínicamente, ya que el cáncer de mama es una enfermedad silente y de lenta progresión.

Sacá tu turno con un médico mastólogo y hacete los chequeos diagnósticos anuales. Por vos, por mí, por todas.

(*) Jefa del Servicio de Diagnóstico por Imágenes del Hospital Británico.

MN° 88.914.