Los operativos fueron realizados entre el jueves a la noche y este domingo a la madrugada por agentes municipales y policiales en distintas zonas de la ciudad.

La Secretaría de Control municipal informó que durante el fin de semana se efectuaron intervenciones preventivas vehiculares en las zonas más frecuentadas en horario nocturno, en colaboración con la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe. Durante los operativos, se detectaron 23 casos de alcoholemia positiva.

El secretario Guillermo Turrin confirmó que entre el jueves a la noche y este domingo a la mañana, las áreas de control municipal llevaron adelante procedimientos preventivos y de control vehicular en horario nocturno. En este marco, se fiscalizaron la tenencia de documentos y elementos de seguridad vial reglamentarios así como también, las condiciones de conducción.

Durante las acciones desarrolladas en los puntos de mayor flujo vehicular, se remitieron al corralón 32 vehículos de los cuales 23 fueron casos de alcoholemia positiva.

El nivel de alcohol en sangre más alto medido fue de 1.71 gramos. El resto de los traslados obedecieron a incumplimientos en materia de seguridad vial.

“El respeto a las normas que rigen nuestro tránsito permite promover condiciones más seguras de circulación y permanencia en los espacios públicos, tanto para conductores como para peatones”, señaló Turrin.