El efectivo fue embestido por un automovilista que quiso evadir los controles durante un operativo para evitar picadas.

Un policía sufrió graves heridas al ser atropellado por un automovilista que intentó evadir un control de tránsito en Carrasco y Castagnino, en la zona norte de Rosario. El siniestro ocurrió el sábado a la madrugada, el efectivo continúa internado y su estado es muy grave.

“Es crítico el estado de salud, es muy complicado”, confirmó esta mañana el jefe de la Agrupación Cuerpos, Sergio Cantero, al ser consultado sobre la evolución del agente Marcos Di Fazio.

Cantero relató que el incidente ocurrió cuando se estaba llevando acabo un operativo en conjunto con la Dirección de Tránsito Municipal. “Como es de costumbre durante los fines de semana, buscábamos evitar las denominadas picadas, en esas circunstancias, un personal policial es embestido por el conductor de un vehículo”, precisó.

“Tras atropellarlo se dio a la fuga, y luego pudo ser detenido frente al destacamento de La Florida”, agregó para contar que en una primera instancia el hombre al volante, que estaba solo en el vehículo, “trató de justificarse”, pero quedó demorado y a disposición de la Justicia.

“Se montan operativos en lugares visibles donde los conductores puedan observar la presencia del operativo, al momento de tratar de pararlo, el conductor desobedeció el pedido de detención, aceleró y embistió al empleado policial”, detalló.

El acusado

El acusado

El conductor identificado como Matías E., de 28 años, circulaba en un Peugeot gris, fue detenido a la altura del destacamento 23 de La Florida. El fiscal ordenó el secuestro del auto y la apertura de una causa penal.

“No tiene antecedentes penales, se le hicieron los test, y ahora los resultados van directamente al Ministerio Publico de la Acusación”, cerró.

El policía se encuentra en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde se estableció que presentaba hematoma subdural, fractura de cráneo y cadera y contusión pulmonar. Continúa internado en grave estado en cuidados intensivos peleando por su vida.