Tenía 39 años y cuatro hijos de entre 16 y 3. Lo embistió un automovilista que intentó evadir un retén en la zona norte. Hoy será la audiencia imputativa.

Un policía de 39 años que había sido atropellado la madrugada del sábado pasado por un conductor que intentó evadir un control de tránsito en la zona norte de la ciudad falleció ayer a raíz de las graves heridas producidas por el impacto. Marcos Fernando Di Fazio estaba casado y tenía cuatro hijos, el mayor de 16 años y el más pequeño de tres. A raíz del hecho, ese mismo día se logró detener al conductor, identificado como Matías Ezequiel E., de 28 años, quien hoy será sometido a la audiencia imputativa.

Di Fazio se encontraba internado desde el sábado en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, donde había ingresado en estado crítico a raíz de las lesiones recibidas.

Cerca de las 2 de la madrugada de ese fatídico día brindaba apoyo en un control de tránsito en la zona de Carrasco y Castagnino con el claro objetivo de evitar las picadas ilegales de autos y motos que se suceden en esa zona de la ciudad.

De acuerdo a los testimonios de testigos, Matías E. irrumpió en escena a bordo de un Peugeot 307 verde y al percatarse del control intentó eludirlo a gran velocidad, atropellando a Di Fazio.

El policía sufrió gravísimas lesiones entre las que se contaban una fractura de cráneo, hematoma subdural, fractura de cadera y contusión pulmonar, y fue trasladado de inmediato por una ambulancia del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) hacia el Heca, donde ingresó en estado crítico.

Su deceso se produjo ayer, a las 16.30, a raíz de las complicaciones que le causaron estas lesiones.

El conductor, en tanto, fue detenido el mismo día del siniestro a la altura del destacamento policial que está situado en la zona de La Florida. Se lo condujo a la comisaría 10ª, con jurisdicción en la zona, y el fiscal actuante, Walter Jurado, ordenó que se le practicaran los análisis para detectar alcohol en sangre y orina.

Además, se ordenó un relevamiento de las cámaras de seguridad situadas en la zona del siniestro para poder evaluar de qué modo embistió al oficial y luego intentó darse a la fuga.

Audiencia

Matías E. está detenido desde entonces y hoy, a las 10, será sometido a una audiencia imputativa en la que le podrían endilgar el delito de homicidio simple con dolo eventual.

En esa audiencia también se conocerán los resultados de los exámenes de alcoholemia que se le practicaron la noche del accidente.

Di Fazio tenía cuatro hijos, había nacido el 17 de abril de 1980 y llevaba 11 años trabajando en la Policía de Santa Fe.

Cristian, su hermano mellizo, también es policía y ayer lo recordó como “un hombre muy familiero”, de gran corazón e hijo de un policía.

La muerte de Di Fazio shockeó a toda la familia policial. Es más, no eran pocos los uniformados que desde el día del accidente estaban instalados en el Heca esperando novedades sobre su gravísimo estado de salud.

A lo largo de su carrera de algo más de una década en la institución, el primer destino en el que recaló fue el Comando Radioeléctrico, donde se desempeñó entre octubre de 2008 y el mismo mes de 2012, cuando pasó a la Brigada Motorizada.

En junio de 2013 había sido asignado a la comisaría 29 de esta ciudad, al tiempo que en enero de 2014 regresó al Comando Radioeléctrico. Ese mismo año pasó también por la Alcaidía Mayor de la Unidad Regional II y la Subjefatura de la misma, hasta que un año después fue asignado a la Patrulla de Intervención Barrial.

En junio de 2016 Di Fazio regresó al Comando Radioléctrico, unidad en la que prestaba servicio hasta el fatídico sábado en el que fue atropellado mientras cumplía con su deber.