El jugador salió reemplazado en el final del partido frente a Godoy Cruz. “Está muy inflamado”, dijo el capitán antes de irse de la cancha.

La noticia menos deseada se conoció en Colón: en la previa de la final de la Copa Sudamericana, Luis Miguel el Pulga Rodríguez se lesionó el tobillo.

El jugador se golpeó durante el partido que el rojinegro ganó 2 a 1, pero no salió reemplazado hasta los 46 del complemento. Cuando se sacó el botín, los médicos empezaron a trabajar en el tobillo del jugador en el banco de suplentes.

Luego, confirmaron que sufrió un esguince de tobillo, aunque no se sabe en qué grado, según contó el periodista de Radio Sol, Juanchi Molina. Deberá empezar la pronta recuperación para estar listo para el sábado 9 de noviembre, para el encuentro frente a Independiente del Valle, en Asunción.

“Vamos a ver qué tengo en el tobillo. Está muy inflamado”, dijo el jugador. Y ante la pregunta del periodista de TNT Sports acerca de si llega a la final del 9 de noviembre, indicó: “Dios quiera que no sea nada”. Se retiró en camilla para no ir caminando hasta el vestuario.