Se trata de las correspondientes a la zona norte y zona sur. Las personas propuestas a ocupar los cargos a partir de un consenso legislativo son Jorge Henn y Gabriel Savino.

En el día de hoy se inició el proceso para cubrir las vacantes de los Defensores Adjuntos del Pueblo zona norte y zona sur. Ello responde a que se arribó a un consenso entre distintas fuerzas políticas mayoritarias y se presentaron dos propuestas concretas elevadas desde el Poder Legislativo, acompañadas con notas del Justicialismo y del Frente Progresista de la Cámara de Senadores. En ambas se apoyan las postulaciones en particular de Jorge Henn y Gabriel Savino, quienes reúnen todos los requisitos y condiciones para ser designados en esos cargos.

Al respecto, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado de la provincia, Pablo Farías, afirmó que esos lugares “no se habían cubierto antes porque no había un consenso suficiente, más allá de que el envío de estas postulaciones va a estar precedido por un mecanismo de publicación y un período abierto para recibir observaciones, apoyos y avales en tiempos suficientes según el decreto que está vigente. También es importante contar con el consenso legislativo al cual se ha arribado recién ahora, después de varios años de haberse designado el defensor del Pueblo, Raúl Lamberto y de que quedaran vacantes esos lugares”.

“Los nombres que se están promoviendo y cuyos currículums van a ser publicados en los principales medios de la provincia y en el boletín oficial a partir de hoy, son personas conocidas y de prestigio. En el caso particular de Jorge Henn, es abogado, actual diputado provincial y exvicegobernador con una larga trayectoria en la ciudad de Santa Fe, habiendo ocupado también una banca en el concejo municipal con un fuerte respaldo electoral. Por otro lado, Gabriel Savino, propuesto por el bloque de senadores del Justicialismo, cuenta también con numerosos antecedentes de labor profesional y de actividad en pos de la ciudadanía”.

“El consenso político es imprescindible para la designación de este tipo de cargos. Es necesario que haya un equilibrio en un órgano de contralor y de defensa del ciudadano. Ese equilibro se logra hoy completando los defensores adjuntos con distinta identidad o pertenencia política partidaria; más allá de las coyunturas, debe mantenerse así. Lo que resta ahora, amén del proceso que está reglado por el decreto vigente, es que el consenso quede plasmado en la aprobación de los pliegos cuando esto llegue a la Legislatura”, concluyó Farías.