“Todos quieren apurarse antes del domingo a cerrar”, apuntaron a CLG desde dos agencias de viajes de la ciudad.

Tras las Paso, el país vivió una inestabilidad cambiaria que generó incertidumbre en todos los sectores y aumentos de diversos productos. A sólo cuatro días para las elecciones generales, el miedo de que se repita una situación similar comienza a acrecentarse. Por esto, varios ciudadanos han tomado medidas al respecto y el área de turismo ha sido una de las implicadas.

En la época previa a las vacaciones, las agencias de viajes registraron un aumento en consultas, pero sobre todo, en reservas debido a una posible suba del dólar. CLG dialogó con algunas empresas de la ciudad para conocer más de la situación.

“Todos quieren apurarse antes del domingo a cerrar”, apuntaron desde Turismo Carey dejando en claro el contexto. Así se vive esta semana en el turismo. Las consultas de la época han pasado a un lado y los viajeros ya comienzan a cerrar y decidir. La anticipación, en este caso, surge como una forma de ahorrar ante la firme idea de que tras las elecciones, el costo de la divisa estadounidense se disparará.

Por otro lado, en RosTrip explicaron: “Muchas personas que habían venido a consultar en las últimas semanas, estos días empezaron a reservar por el miedo a que aumente la tarifa”. “Esta semana se está moviendo más en cuanto cerrar las ventas”, añadieron. La urgencia a definir previo a los comicios generales es clara.

En ambas empresas de viajes coincidieron que la actividad registra un aumento, sobre todo, comparada a lo que fue el resto del año. “Después de las Paso decayeron bastante, pero ahora la gente está muy apurada por lo que puede pasar después del lunes”, comentó la vendedora de Carey. Y en esa misma línea, la representante de RosTrip destacó: “Para cómo venía el año después de las Paso, se incrementó la venta”.

Los viajes al exterior, tasados prácticamente en su totalidad en dólares, son el primer objetivo de reserva. Los clientes con estos destinos buscan congelar el precio al valor actual de la divisa y así ahorrar en caso de alguna suba. En estos casos, según señalaron, los pasajeros “compran todo el paquete porque buscan congelar la tarifa”.

A fines de octubre, la actividad solía registrar muchas consultas y las compras se daban más cerca del momento del viaje. Sin embargo, en este contexto electoral, las consultas se convirtieron en reservas cuando todavía faltan unos tres meses para las fechas de viajes. La incertidumbre se adueñó de los viajeros y bajo el lema ‘más vale prevenir que curar’, decidieron asegurarse los precios y evitar una posible disparada de las tarifas que les impida sus vacaciones.