El pequeño cayó en un agujero de 180 metros de profundidad próximo al lugar donde jugaba.

Un niño de 2 años de edad de la India lleva atrapado en un pozo de 10 metros de profundidad desde el pasado viernes 25 de octubre. Este lunes es el cuarto día de búsqueda, un caso que recuerda al de Julen, el pequeño que se precipitó por un pozo en la localidad española de Totalán (Málaga). En la India ya sucedió un hecho lamentable similar el pasado mes de junio, cuando se recuperó el cadáver de un niño de 2 años tras una caída. El niño quedó atrapado en un agujero y murió en el estado de Punjab (India) a pesar de una operación de rescate de cuatro días, que finalmente solo pudo recuperar el cuerpo del pequeño.

Sujith Wilson, de 2 años, cayó a un pozo de unos 10 metros el pasado viernes, pero desde entonces ha caído aún más, y se cree que está a 180 metros de profundidad. Sujith cayó al pozo abandonado mientras jugaba con unos amigos.

Los equipos de rescate están bombeando oxígeno al niño, pero las capas de lodo no permiten evaluar el estado en el que se encuentra el pequeño. Según publica la BBC, se está utilizando maquinaria pesada para cavar un segundo hoyo paralelo al que cayó el niño, igual que se hizo en el caso Julen.

Los reporteros locales han informado de que su madre, que estaba en la zona, gritaba a su hijo y le pedía que no llorara. En las primeras etapas del rescate, también fue vista cosiendo una bolsa, esperando que pudiera usarse para sacar al niño a la superficie.

El pasado domingo llegó nueva maquinaria a la zona. Arribó una segunda plataforma después de que la primera no pudiera cavar un pozo paralelo porque el suelo era demasiado duro. Las autoridades han informado de que ha habido una ocasión en la que se ha escuchado al niño respirar desde una cámara que bajaba al pozo.