¿Por qué es importante contar con un volumen de información estadística de al menos 20 fuentes distintas de los últimos 10 años, con indicadores centrales sobre la calidad de vida de los santafesinos?

Sobre este punto, El Litoral consultó a dos referentes del programa Santa Fe Cómo Vamos: Andrea Valsagna, actual secretaria de Desarrollo estratégico y Resiliencia del municipio, y Lucrecia D’Jorge, directora del Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio.

Para Valsagna, “no se pueden diseñar políticas y corregir problemas si no se los conoce; segundo, no se puede evaluar si las políticas funcionan, es decir, si tienen impacto, si no se pueden medir. Y tercero, sin datos no se pueden dar debates públicos, algo que es importante. En debates nacionales que vemos, a veces nos preguntamos: “’Quién de los que habla tiene razón’? “’¿Sobre qué datos dice esa afirmación?’”. La recuperación de Indec fue un “punto a favor” para poder empezar a medir estadísticamente, agregó.

El programa implicó “un fuerte trabajo hacia adentro, del municipio y con muchas entidades, al momento de ponernos de acuerdo en que ciertas cosas que alguien las tiene que medir. Entonces, cómo construimos indicadores de la propia gestión, que antes no había. En el municipio ni siquiera existía un área de Estadística”, dijo Valsagna.

D’Jorge dio su aporte desde el enfoque metodológico. “Hubo mucho cruce de información. El Indec estuvo vedado de 2007 a 2015, y debimos salir a buscar otras fuentes. Eso fue bueno, porque descubrimos muchísimas capacidades humanas dentro de la ciudad en términos de relevamiento estadístico”, valoró.

También, remarcó la importancia que tuvo Santa Fe Cómo Vamos en el empresariado de la ciudad: “Por ejemplo, saber que el sector privado emplea una proporción muy importante de empleados, y que no sólo el sector público es el que emplea en la ciudad. Y conocer además que tenemos un sector emprendedor, aún de bajo nivel, pero que está activo. Todo esto nos permitieron saber los datos relevados, y eso también permite tomar decisiones para las empresas e instituciones privadas”, concluyó.