La crisis social y económica, en la región, apresura el fin de ciclo de la centro-derecha que lleva, apenas, media década imprimiendo el ritmo del sur de Sudamérica.

Pablo Benito

Las protestas en las calles de Santiago, Valparaíso y Concepción, principalmente que incluyen saqueos y fantasmas de infiltrados, tienen un apoyo de voluminosos sectores de la sociedad que se sienten más representados por la bronca que por el llamado a una paz que hace rato no existe en el país trasandino que ve como los ricos son más ricos y los pobres más en cantidad y en pobreza.

La última gota que tenía el vaso que contenía la tolerancia a Piñera, se secó con la violenta decisión de subir el precio del pasaje del subte en 30 pesos, llegando a un máximo de 830 pesos (US$1,17, unos $ 70 argentinos). Valparaíso y Concepción no tienen Metro pero si el descontento con un proceso de inequidad, en el reparto de la riqueza, que adhirió al polvorín como expresión, como grito y con bronca.

Es que en el Chile del crecimiento el 1% más adinerado del país se quedó con el 26,5% de la riqueza, mientras que el 50% de los hogares de menores ingresos accedió solo al 2,1% de la riqueza neta del país. (Datos CEPAL)

Los referentes sociales más importantes de Chile, hoy juegan un papel determinante ante la carencia de una oposición que aglutina. Otro de los síntomas de una crisis institucional del país trasandino que ha perdido a la política para solucionar sus conflictos, dando paso a la violencia.

El sueldo mínimo en Chile es de 301.000 pesos (US$423) mientras que, según el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile, la mitad de los trabajadores en ese país recibe un sueldo igual o inferior a 400.000 pesos (US$562) al mes. El alza en el pasaje del metro finalmente se suma al incremento en el costo de la luz, del agua y a la crisis en el sistema público de salud. Otro de los emblemas del “milagro chileno” es la privatización del sistema de pensiones que, en nuestro país, conocimos como las AFJP. Es que como todo sistema de previsión todo “fue lindo mientras recaudó”. Ahora llegó la parte de erogar esos fondos tomados a la masa salarial y el chiste es el obvio. El sistema está en crisis y debe salir el Estado a “salvarlo”.

 

Pegarle a la sombra

El movimiento piquetero y las organizaciones sociales han cumplido un rol primordial en la paz social al organizar el descontento popular. La calle fue ocupada por ellos, ante la falta de credibilidad de las organizaciones gremiales. Se quiera o no el lugar del descontento tuvo una cabeza con la que se podía dialogar, arreglar o negociar.

El gobierno de Macri no reprimió. No lo hizo en la medida del fuerte golpe que significo una devaluación que achicó salarios a la mitad y multiplicó varias veces las tarifas de servicios y la calle estuvo en orden –mirada con el espejo de los desbordes de Chile y Ecuador, por mucho menos. Cuanta más contenida la bronca más expansiva es violencia cuando estalla.

Argentina tiene una estructura social, cultural y educativa que es raquítica para quien la observa desde la propia historia del país, pero diferente a la inexistente tradición de institucionalización de la protesta. Las oposiciones cumplen un rol fundamental en una democracia para canalizar, institucionalmente, el descontento y hasta gestionarlo.

En nuestro país, la oposición aparece como un problema. En Chile, Ecuador, Perú y hasta en Brasil la falta de ejercicio en la protesta es el problema de la falta de oposición.

 

Ecuador

El último capítulo del plan de ajuste, conocido entre los ecuatorianos como “el paquetazo”, forma parte de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener créditos por US$4.209 millones a cambio de reducir el déficit fiscal. La fórmula es recortar el gasto público y aumentar la recaudación.

Desde fines de la semana pasada, la gasolina extra subió de US$1,85 el galón (3,8 litros aproximadamente) a US$2,30, mientras que el diesel registró un aumento de US$1,08 a US$2,27, marcando un alza de más del 120%. En una economía en donde persiste la convertibilidad y el dólar es la moneda nacionalizada luego del plan en el Cavallo fue su autor intelectual.

El propio Correa mantuvo la convertibilidad y la entrega de la soberanía monetaria, en su década al frente del gobierno.

 

El “paquetazo” FMI de Lenin

Lenin Moreno comunicó un plan de ajuste, conocido como “el paquetazo”, que incluye -además de la eliminación de los subsidios a los combustibles- una serie de medidas tributarias y laborales, entre las que se destacan: baja salarial de hasta 20% en contratos temporales en el sector público; reducción de las vacaciones de 30 a 15 días para empleados públicos; aporte de un día de salario mensual de los empleados públicos al fisco; contribución especial de las empresas con ingresos de más de US$10 millones anuales a las arcas fiscales; aumento en los bonos (de US$69 a US$84) que se entregan a las familias más pobres -y una extensión del beneficio a 1.300.000 personas- como medida de compensación; reducción de aranceles para la compra de maquinarias; supresión de impuestos a la importación de tecnología (como celulares y computadores) y autos (con un valor inferior a US$32.000).

La definitiva consonancia, en el espíritu, de estas medidas propuesta por el FMI y ejecutadas en Ecuador, con lo que hoy ocurre en nuestro país, nos lleva a pensar que un error, cometido consuetudinariamente, deja de serlo y comienza a parecerse a un plan a un programa a una intención.

 

Piñera levanta el Toque de Queda

Sebastián Piñera, el presidente de Chile, levanto el estado de emergencia que existía en varias regiones del país. Más de un millón de manifestantes que intentaban llegar al Congreso fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad, con carros hidrantes y gases lacrimógenos. Decenas de miles de personas se movilizaron hacia el Parque O’Higgins de Santiago, en una histórica jornada de protesta que enarboló el arte de la resistencia a través de figuras de la música popular chilena, como Violeta Parra y Víctor Jara

“Con el objetivo de contribuir a que Chile recupere la normalidad institucional, el presidente de la república ha firmado los decretos requeridos para que, a partir de las 00.00 de este lunes 28 de octubre, se levante el estado de emergencia en todas las regiones y comunas que se había establecido”, indicó Presidencia a través de un documento oficia

“Con el objetivo de contribuir a que Chile recupere la normalidad institucional, el presidente de la república ha firmado los decretos requeridos para que, a partir de las 00.00 de este lunes 28 de octubre, se levante el estado de emergencia en todas las regiones y comunas que se había establecido”, indicó Presidencia a través de un documento oficial