El ministro de Seguridad destacó la tarea investigativa que permitió desbaratar la banda de La Curandera.

Ocho detenidos, entre ellos un suboficial de la policía, fueron detenidos en el marco de una serie de siete allanamientos realizados en la ciudad de Santa Fe que culminaron con el secuestro de 147 kilos de cocaína, una suma de dinero millonaria y una banda de narcotraficantes con ramificaciones en el norte del territorio provincial.

“No tengo registro ni conocimiento de que haya habido un procedimiento con las características de incautación de material estupefaciente como el que se hizo ayer en la provincia de Santa Fe”, destacó Pullaro, y enfatizó. “Se logró la incautación más grande que hemos hecho, con un valor de entre 75 a 150 millones, en función de la pureza de la cocaína”.

“Esta organización, que comandaba La Curandera, tenía unos treinta vehículos con los que se llevaba adelante la logística”

“Esta es una organización criminal que distribuía estupefacientes por lo menos a 30 puntos de venta en la capital provincial y a otros lugares del país, tal como lo indican la investigación que se llevó adelante -añadió-. Tenía una logística muy sofisticada, pocas veces vista, y que, aunque distribuía en un sector amplio, tenía muy bajos índices de violencia”.

“Ni bien nos enteramos que el suboficial estaba detenido a iniciamos las medidas administrativas para que el suboficial involucrado en este caso sea exonerado de la fuerza”, destacó Pullaro hoy y agregó: “Ratificamos lo que siempre dijimos: somos duros con los malos policías”.

Asimismo, destacó: “Para nosotros fueron muy importantes el trabajo conjunto y las tareas coordinadas investigativas que llevamos adelante desde el pasado agosto con la Fiscalía federal para poder realizar un operativo de esta magnitud. Fue posible gracias a la inversión que hizo el Ministerio de Seguridad en tecnología y equipamiento para la policía”.

“Cuando nos hicimos cargo de esta gestión nosotros considerábamos que había algunos personajes que tenían que estar detenidos, Luis Paz, (Oscar) Baigoría, el Zurdo (Sergio) Villoarroel, Vicente Pignata, que está prófugo, y otros más, indudablemente lo hemos logrado pero ese lugar lo ocupó Vanesa Zabala, alias “La Curandera”, que fue detenida ayer”, explicó.

Pullaro explicó que la banda desbaratada ayer tenía un gran número de puntos de venta distribuidos a lo largo y a lo ancho de la capital provincial y contaba con un centro de acopio donde estaba la prensa con la que se compactaba la droga. La cocaína se guardaba en autos estacionados en cocheras ubicados en barrios con bajos índices de delito.

“Ahí se prensaban los ladrillos de cocaína que después eran trasladados para su venta”, reveló Pullaro, y agregó: “Esta organización, que comandaba La Curandera, tenía unos treinta vehículos con los que se llevaba adelante la logística, lo que hacía muy difícil detectarlos y poder saber cuándo llevaban la droga a los puntos de venta”, señaló.