Para volverlo a ver -con telescopio- tendremos que esperar a 2032, por lo que es una oportunidad casi única.

Uno de los acontecimientos astronómicos menos frecuentes es el llamado tránsito de Mercurio frente al Sol, donde el planeta cruzará por delante del disco solar. Para volverlo a ver -algo que ocurre solo 13 veces en 100 años, según la NASA- tendremos que esperar a 2032, por lo que es una oportunidad casi única. En Argentina comenzará a las 9.30 y terminará a las 15 horas. Sólo se verá con telescopio.

Apreciar este evento a simple vista no será posible. Mercurio, el planeta más pequeño de nuestro sistema solar, será solo un pequeño punto en el Sol. Hay que tener en cuenta que su tamaño aparente, visto desde la Tierra, es unas 160 veces menor que el del Sol. Por eso, a ojo desnudo, es complicado localizar el punto oscuro.

Mercurio se encuentra a casi 58 millones de kilómetros del Sol, es el planeta más cercano a nuestra estrella y tiene un diámetro muchísimo más pequeño. Se trata de 4.879 kilómetros frente a los casi 1.4 millones de kilómetros de diámetro del Sol De los planetas del Sistema Solar, únicamente Mercurio y Venus, por tener órbitas más cercas e internas al Sol que la Tierra, pueden transitar con cierta regularidad por enfrente del disco solar. Desde la Tierra sólo se pueden ver los tránsitos de los planetas más interiores: Mercurio (unos 13 por siglo) y Venus (unos trece por milenio).

La rareza de estos fenómenos se debe a la ligera inclinación existente entre las órbitas de los planetas. Entre el plano de la órbita de Mercurio y el de la Tierra, hay una ligera inclinación de aproximadamente 7 grados. Si la órbita de Mercurio no tuviera esa inclinación respecto a de la Tierra, Mercurio transitaría por delante del Sol una vez cada 116 días aproximadamente.

Es muy importante aplicar protocolos de seguridad para observar el paso de Mercurio frente al astro rey. Estas son las mismas medidas de precaución que se necesitan para observar un eclipse parcial de Sol. Por lo que, para no dañar los ojos se debe utilizar un telescopio o unos lentes especiales con filtros de protección.