La marcha convocada a través de redes sociales está prevista para este lunes a las 20 en Plaza San Martín de dicha ciudad.

La comunidad esperancina no encuentra consuelo y observa con consternación cómo se suceden uno a uno los asesinatos a mujeres en la ciudad sin que nadie aplique una política de seguridad seria para evitarlos. Otra vez, la impotencia y el dolor se adueñan de una sociedad que sigue sin encontrar respuestas de sus autoridades.

El femicidio de Gabriela Degiorgio, la comerciante de 37 años que encontraron asesinada dentro de su local de Rivadavia al 1900 el viernes por la noche, pasó a engrosar la lista de femicidios que sacuden a Esperanza. Un hombre, de 28 años, se presentó de manera espontánea en la subcomisaría 17 y dijo: “Me buscan porque asesiné a la comerciante de Esperanza”. Tras la confesión quedó detenido y a disposición de la justicia que trata de determinar si es el autor del homicidio.

Este hecho se suma, por ejemplo, al caso de Agustina Imvinkelried, la chica de 17 años que encontraron muerta en un descampado a cinco cuadras del boliche Teos al que había ido a bailar el sábado 12 de enero de este año. El único sospechoso por el crimen, Pablo Triofini, se suicidó cuando agentes de la fuerza llegaron a su domicilio para interrogarlo por la desaparición de la joven.

No queda fuera de este raconto tampoco el hecho en el que terminó asesinada Nadia Gisela Schachner a manos de su expareja, en julio de 2016. La mujer de 37 años falleció tras ser atacada por el padre de sus dos hijos en un salón de juegos infantiles. El hombre comenzó elevar el tono de la discusión y luego le produjo lesiones mortales a la mujer con un cuchillo, frente a los chicos que estaban en el pelotero.

“Volvemos a estar de luto en Esperanza, una ciudad que se caracteriza por su buena gente, su tranquilidad y buen comportamiento. Pero volvemos a casi naturalizar lo que no debería pasar”, expresó por LT10 Diego Baigorria, presidente de la Unión de Comerciantes Esperancinos, sobre el femicidio de Gabriela dentro de su negocio.

Además de acompañar a la familia de la víctima a sobrellevar el difícil momento, la institución busca medidas para consensuar con fuerzas de seguridad e intermedias para terminar con los crímenes perpetrados a mujeres solas en comercios.

Atacaba a mujeres solas en sus negocios: el perfil del presunto femicida de Gabriela
“Hay muchas cosas para hacer”, indica Baigorria, tras lo cual explica la idea de hacer un relevamiento privado sobre los comercios esperancinos atendidos por mujeres: si trabajan solas, las edades, y los horarios en los que trabajan, son algunos de los aspectos a relevar. “Vamos a exigir una custodia más fuerte, sobre todo en horarios de apertura y cierre, donde muchos van para hacerse de la recaudación y terminan haciendo daños mayores”, remarcó.

Por su parte, amigos y familiares de la comerciante asesinada llevarán a cabo este lunes por la noche una movilización reclamando justicia por el hecho. La marcha fue convocada a través de redes sociales y tendrá su concentración a partir de las 20:00 en la Plaza San Martín de Esperanza.