El protagonista de Había una vez en Hollywood está de festejo y se encamina para ser uno de los favoritos en la temporada de premios 2020.

Leonardo DiCaprio está de celebración. El actor cumple este lunes 11 de noviembre 45 años y lo hace en un espléndido momento profesional y personal. Tras más de dos décadas en la industria del cine, el ganador de un Oscar por Revenant: El Renacido continúa acumulando éxitos con cada proyecto en el que se involucra. Su última película, Había una vez en Hollywood, arrasó en la taquilla, lo ubicó en la lista de los 10 actores mejor pagados y, junto a su compañero Brad Pitt, no se descarta que el californiano aspire al que podría ser su segunda estatuilla de los premios de la Academia.

Y es que el protagonista de La playa sigue enamorando a medio mundo como lo hizo en 1996, cuando con solo 22 años protagonizó Romeo y Julieta y encandiló a todos con sus ojos azules, su pelo rubia y su rostro de babyface. Aunque fue un año después, en 1997, cuando consagró su fama con su interpretación de Jack Dawson, el romántico polizón a bordo del Titanic.

Desde entonces, tiene la vida resuelta y hace lo que quiere. Él elige, decide y mide papeles y proyectos. Lo hace sin apurarse. Por eso desde hace varios años su defensa del medioambiente es su mayor obsesión. Antes del último film de Quentin Tarantino, hacía cuatro años que Leonardo DiCaprio no se ponía delante de las cámaras. Desde 2015, su nombre aparece como productor en nada menos que 15 proyectos, la mayor parte de ellos documentales que ponen de relieve los problemas medioambientales por los que pasa el planeta.

Según explican algunos de sus allegados a The Hollywood Reporter, el compromiso del actor no es en absoluto superficial. Conoce a fondo el asunto, le gusta reunirse con expertos y saber de lo que habla y también qué tienen que contar las historias donde invierte su dinero. De todo eso deja constancia en sus redes sociales, plataformas que utiliza exclusivamente para apoyar estas causas y en las que acumula más de 37 millones de seguidores en Instagram y casi 20 millones en Twitter.

En el terreno personal, DiCaprio también supo construirse por sí solo y, por eso, es un experto en mantener blindada su enigmática vida privada. En una entrevista con la revista Time hace unos años aseguró que su intención era ser todo lo ambiguo que pudiese para no revelar nunca su lado más privado. “Actúo como si fuese un enigma, pero la verdad es que no quiero que sepan quién soy y qué pienso”, comentó. No le salió del todo mal.

No le molesta el eterno cartel de soltero de oro, nunca habla de sus relaciones y todas las parejas que se le conocieron fueron modelos y siempre más jóvenes que él. Desde hace casi dos años, sale con Camila Morrone, modelo y actriz argentina de 22 años hija de Lucila Polak, pareja del actor y director estadounidense Al Pacino. Con ella no fue acompañado a ninguna alfombra roja, pero coincidieron en el último Festival de Cannes y son material de búsqueda de fotógrafos durante sus vacaciones en barco, en el festival de Coachella o, simplemente, cuando salen de compras.