Desde la creación del organismo nacional, el gobierno santafesino entregó 8100 armas de fuego. Las mismas estaban en desuso en la fuerza policial.

El Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe envió este lunes 2500 armas de fuego y casi 3000 cargadores a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), para que sean destruidas. Anteriormente, en el mes de mayo se enviaron 1000 armas a la Agencia.
Las 2500 armas de esta segunda entrega se encontraban en rezago de la Policía de Santa Fe por el paso del tiempo y fueron reemplazadas gracias al plan de renovación de armamentos que desarrolla el gobierno provincial.

Sobre la salida de circulación de estas armas, el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, remarcó la importancia de la destrucción del armamento y señaló que “en estos años hemos destruido más de 8 mil armas y reemplazado el armamento viejo por uno totalmente nuevo. Además, con este procedimiento logramos tener un control preciso de los arsenales y evitar que las armas en desuso vayan a circuitos ilegales”.

ANMAC
Creada por la Ley Nacional Nº 27.192 del año 2015, le corresponde a este organismo el desarrollo de políticas tendientes a que, con la mayor celeridad, se proceda a la destrucción de los materiales controlados que sean entregados, secuestrados, incautados o decomisados.

En el protocolo de rotulación, etiquetación y carga de datos intervinieron la secretaría de Control de Fuerzas de Seguridad y la dirección provincial de Control de Armas; y también la dirección Nacional de Fiscalización, Resguardo y Destrucción de Materiales Controlados de la ANMAC.

La agencia nacional tiene entre sus funciones y atribuciones: efectuar la destrucción, con carácter exclusivo y excluyente en todo el territorio nacional, de todo material controlado, como así también participar del registro, autorización, y fiscalización de los procedimientos.

ENTREGA VOLUNTARIA DE ARMAS
El plan de Desarme Voluntario, que se llevó adelante en los principales puntos de la provincia durante el año 2019, tuvo un gran alcance en la población, lo que se vio reflejado en los números: en los puestos móviles de recepción de armas los vecinos entregaron 827 armas de fuego, 8552 municiones y 100 cargadores. En tanto que, gracias a la difusión del programa, durante ese mismo período de tiempo, en las sedes de Anmac en Rosario y Santa Fe se entregaron cerca de 900 armas.