Salió a caminar por la ribera y no volvió a su casa. Su familia cree que alguien se la llevó engañada. 

Ailín Mariel Salas tiene 15 años y hace seis días que su familia no sabe nada de ella. El jueves pasado salió a caminar por la ribera del río de Quilmes y desapareció. Como las horas pasaban y la adolescente no volvía a su casa, su madre radicó la denuncia en la comisaría 1era.

Inmediatamente se activó el protocolo de búsqueda pero hasta el momento sin resultados positivo. En las últimas horas, fuentes de la investigación informaron que a la chica la buscan por cielo, tierra y agua, pero no aparece.

Ailín va a la escuela Número 1, y sus compañeras no aportaron ningún dato a los familiares y aseguraron que la adolescente no fue a la casa de ninguna de ellas.

En diálogo con el programa El Diario de Mariana, Karina, la mamá, contó que el día que desapareció su hija no hubo ninguna discusión. Era algo normal que ella saliera a caminar. Pero esa noche no volvió. “La policía la fue a buscar a Monte Chingolo porque ahí vive una amiga, pero no la encontraron. Una vez se escapó de casa y la encontramos ahí”, dijo la mujer.

Y agregó que si la adolescente se hubiera ido por voluntad propia le habría avisado. “Yo sé que desde un número desconocido le escribieron al padre diciéndole que Ailín se había ido de casa porque estaba cansada de cuidar a su hermanos. Y que está bien. Hace un año que mi hija no se habla con el padre porque yo lo denuncié varias veces por amenazas. En reiteradas oportunidades me dijo ‘te voy a matar’ y siempre delante de mis hijos”, concluyó la mujer.

Pero entre el padre y la madre hay un punto de coincidencia, porque los dos creen que a su hija alguien se la llevó mediante engaños y la tiene retenida contra su voluntad.

Facundo Muñoz, periodista de un medio local, informó que la familia de la nena fue este miércoles a la mañana a la fiscalía a pedir las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona para tratar de reconstruir los últimos pasos de Ailín.

Al momento de desaparecer vestía una remera manga larga con rayas horizontales de color negra y blanca y una calza de color negra. Si alguien la vio tiene que comunicarse al 911. La fiscal Karina Gallo quedó a cargo de la investigación.