Una aeronave de tipo experimental cayó esta tarde en la zona del aeródromo de la localidad bonaerense de General Rodríguez. Como resultado del accidente su piloto murió. El mismo avión había tenido un aterrizaje de emergencia por fallas en su motor en marzo del año pasado en el barrio Nordelta, en Tigre.

El piloto fallecido fue identificado como Aldo Nicola, de 74 años, que además era el propietario de la aeronave.

La nave que sufrió ambos accidentes -el aterrizaje en Nordelta y la caída de hoy- es una Rutan Long EZ, de matrícula LV-X383, de acuerdo a la información suministrada por la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (Jiaac).

De acuerdo al informe, la aeronave al mando de Aldo Nicola se accidentó, pasadas las 18 horas, “en vuelo a baja altura sobre el aeródromo y aún se desconocen mayores precisiones respecto de las causas”.

“Hubo un impacto menor contra el techo de un hangar del aeródromo y el aparato quedó totalmente destruido, con dispersión de restos”, precisaron.

Según los testimonios brindados a la agencia Telam por algunas personas que estaban en la zona en el momento del accidente, el avión “volaba muy bajo, golpeó contra el techo del hangar y se desplomó”.

Luego del accidente, el aparato quedó completamente destuidoLuego del accidente, el aparato quedó completamente destuido Crédito: Twitter
Señalaron además que la avioneta “había sido construida por el mismo piloto” y “ya había tenido problemas meses atrás, cuando debió descender de emergencia en un barrio privado de Tigre por una falla en el motor”.

En efecto, en el citado descenso en Nordelta, ocurrido en marzo de 2018, Nicola había debido aterrizar de manera forzada, pero entonces había resultado ileso. Dicho aterrizaje se había producido en un sector en construcción del barrio Virazón, en Nordelta.

El piloto y propietario de la aeronave fue identificado como Aldo Nicola, de 74 añosEl piloto y propietario de la aeronave fue identificado como Aldo Nicola, de 74 años Crédito: Facebook
En aquel momento, se había informado que el avión sería desmantelado puesto que por su desperfecto no podría volver a despegar.

Tras difundirse la noticia del fatal accidente, las redes sociales se llenaron de mensajes de condolencias para el piloto, conocido como “el Tano” Nicola, y definido por los usuarios de redes sociales que lo conocieron como “maestro de pilotos”, “una persona muy importante para la aviación” o “uno de los pilotos civiles más queridos”.