Jeanine Áñez, quien se autoproclamó presidenta de Bolivia en una sesión parlamentaria sin quórum, canceló hoy un traslado al interior del país ante el temor de un atentado contra su vida.

Hay “un grupo criminal que quiere atentar contra la presidenta”, dijo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, al momento de anunciar la cancelación del viaje que Áñez iba a hacer a su tierra natal, la ciudad de Trinidad, capital de la región amazónica de Beni.

“Hemos tenido que parar su viaje a su tierra natal”, añadió Murillo, citado por la agencia EFE.

El ministro comentó que fue “muy difícil poder convencer” a Áñez de que desistiera de viajar.

Murillo afirmó que los operativos conjuntos que desde hace una semana realizan policías y militares permitieron detectar grupos que intentan acciones violentas, a los que calificó de “organización criminal con nexos con el narcotráfico” y que “quieren hacer una Venezuela en Bolivia”.