Lo último que se sabe de la princesa saudí es que fue detenida cuando intentaba viajar de urgencia a Suiza, para un tratamiento médico. Sus allegados temen lo peor, y demandan respuestas.

La princesa Basmah bint Saud bin Abdulaziz Al Saud, una miembro de la realeza saudí que ha luchado a favor de causas humanitarias, podría estar bajo arresto domiciliario en Riad sin que pesen cargos formales en su contra. A pesar de que su familia se ha mantenido en contacto, la princesa Basmah no puede hablar abiertamente debido a que sus comunicaciones son observadas, dijo una fuente cercana a ella, que no es nombrada en este artículo por razones de seguridad.

Desde hace mucho, la princesa Basmah ha exigido reformas constitucionales y políticas humanitarias en Arabia Saudí. Su supuesto arresto domiciliario, junto con el de su hija, se produce en un momento en el cual las críticas enojan al líder de facto saudí, el príncipe heredero Mohamed bin Salman, conduciendo al asesinato, desaparición, encarcelamiento e intimidación de los críticos y de algunas ramas de la familia real.

Exámenes clínicos y sospechas

La princesa Basmah fue detenida en marzo de este año bajo la sospecha de querer huir del país, acompañada de su hija adulta, a fin de someterse a un tratamiento médico en Suiza. Desde entonces, las autoridades saudíes no han respondido a las solicitudes de información sobre el lugar donde se encuentra la princesa.

Documentos  muestran que la princesa Basmah tenía permiso para viajar por avión desde Yeda el pasado 18 de diciembre, acompañada por su hija, para atención médica urgente a cargo de su doctor en Suiza. Leonard Bennett, un abogado estadounidense que organizó su evacuación, dijo que el avión de la princesa no fue autorizado para despegar y a ella no se le permitió salir.

Dos meses después, según Bennett, “ella desapareció del mapa, nadie sabía dónde estaba. Temimos lo peor.” Tras varios intentos de contactarla, “ella reapareció, pero sonaba como una persona tomada como rehén”, agrega el abogado.

La bitácora del avión indica que el vuelo tenía como destino a Ginebra. Sin embargo, la ruta iba a pasar por Turquía, visto como país hostil por la casa real de Riad, y por eso despertó sospechas, afirma Bennett.

“Se realizó una investigación para determinar si las acusaciones de una pretendida fuga eran verdaderas. Pero, pese a que dicha investigación ya concluyó, no ha habido respuesta”, dice la fuente cercana a la princesa Basmah. “Se comprobó que todo era información falsa, pero aún no sabemos por qué la princesa se encuentra detenida.”

Un amigo y socio de la princesa, que tampoco quiere ser nombrado, confirmó que Basmah está desaparecida desde marzo, pero consideró que la familia real debe conocer su paradero.

“Un par de fuentes afirman que no creen que ‘el número uno’ (bin Salman) sepa de este asunto. Pero yo no estoy de acuerdo. Creo que sí lo sabe y queremos saber cuál es su posición al respecto. ¿Por qué se encuentra detenida?”

El príncipe heredero era muy activo en el uso de Twitter. Pero su cuenta no registra actividad desde finales de febrero, con una sola excepción: una serie de mensajes religiosos publicados en julio.

Princesa incómoda

Madre de cinco hijos, la princesa Basmah comenzó a escribir en medios saudíes en 2006. Desde entonces se convirtió en empresaria y en una voz pública a favor de reformas en su país. Luego de su divorcio, en 2011, se mudó a Londres entre 2010 y 2011. En la capital británica, frecuentemente apareció en foros internacionales en los que criticó la corrupción, la desigualdad y la necesidad de políticas humanitarias en la región. También abogó por reformas constitucionales para limitar los poderes de la policía religiosa, y para ver los derechos de las mujeres consagrados en las leyes de Arabia Saudí.