En Hipólito Yrigoyen 3900. El violento ataque se produjo en la noche del martes.

El hombre fue víctima de una entradera en su domicilio de la calle Hipólito Yrigoyen 3900, en el corazón del barrio Roma. El martes por la noche, tocaron timbre en su casa, espió por la mirilla y vio a un hombre conocido que en algún momento lo había contratado para que le cortase el césped. El dueño de la vivienda le pidió que se fuera porque eran las 23 a lo que él respondió pidiéndole agua. Cuando el dueño de casa se dispuso a responder al pedido, quien estaba en la puerta junto a otro hombre entraron y lo redujeron.

Lo siguiente fue un momento de terror que el entrevistado quien prefirió no ser identificado contó al móvil de Bruno Ballesteros por Aire de Santa Fe. “Cuando me fui para el fondo entraron. Mi perro los quería saltar, lo tranquilicé y lo encerré en el baño. Me maniataron, me pegaron y me pusieron una cinta en la boca, siempre apuntando con el arma. El otro que yo conocía de vista sacó una cuchilla de uno de los cajones y le decía al otro ¿qué hago?”

Los ladrones se llevaron un televisor, una bicicleta, mucha ropa que trasladaron en bolsas de consorcio y el celular de la víctima. Antes de irse lo amenazaron ” No grites y no salgas porque entramos y te pegamos un tiro. Cuando se fueron dejaron la puerta abierta, al vecino le sorprendió y se acercó con una linterna a la casa del damnificado. Este se pudo desatar.”

Por último, el entrevistado contó que es el tercer robo del que le toca ser víctima. Los dos anteriores se registraron cuando vivía en el norte de la ciudad. Por tal motivo es que decidió mudarse al barrio Roma, más cerca del centro. Sin embargo, tampoco allí pudo estar a resguardo de la delincuencia.