José Corral lo dijo en Barranquitas Sur, durante la entrega de certificados y reconocimientos a jóvenes que finalizaron el secundario o iniciaron estudios superiores. Allí agradecieron “la oportunidad” que significan las Escuelas de Trabajo.

El intendente además firmó el mensaje con el proyecto de ordenanza para que este programa sea política de Estado. Más de 8.000 jóvenes participaron de las capacitaciones en cuatro años de implementación.

Aplausos, abrazos, risas y lágrimas de felicidad y alegría abundaron en el acto de entrega de certificados y reconocimientos a jóvenes que finalizaron estudios secundarios como así también a quienes decidieron iniciar estudios terciarios o universitarios en el marco del programa Escuelas de Trabajo. El intendente José Corral encabezó la actividad que tuvo lugar este viernes por la mañana en el edificio de Barranquitas Sur, en Iturraspe y Estrada.
“Estamos cerrando el trabajo de estos cuatro años de Escuela de Trabajo, que fue propuesta de campaña 2015, con la satisfacción del deber cumplido y que nuestra palabra empeñada se transformó en un hecho concreto. Alcanzó a 8.000 jóvenes de toda la ciudad, un número importante, porque en total son unos 18.000 los jóvenes de entre 18 y 24 años del tercio de menos ingresos de la ciudad de los sectores más vulnerables”, destacó el intendente José Corral.

Jóvenes de diferentes barrios y sedes del programa -algunas mamás con sus hijos-, junto a los tutores y docentes, colmaron la planta baja del edificio NIDO-Escuelas de Trabajo. Allí, fueron recibiendo sus diplomas y reconocimientos; incluso quienes terminaron la secundaria se llevaron también una mochila como un pequeño reconocimiento a todo el esfuerzo realizado. Allí agradecieron “la oportunidad” que significan las Escuelas de Trabajo.
“Esto es una muestra de todo lo que se trabajó en estos años, con esta idea de estar más cerca de los jóvenes de los barrios más vulnerables. Son una herramienta para que ellos proyecten y miren hacia el futuro”, valoró el mandatario, que durante el acto firmó el mensaje con el proyecto de ordenanza que elevará al Concejo para que se declare como Política de Estado al Programa Escuelas de Trabajo.

Testimonios

Guillermo, uno de los jóvenes que recibió su certificado, contó: “Asisto a esta Escuela de Trabajo desde enero. Hice varios cursos como de Instrucción al Trabajo y empleabilidad. Después empecé a venir a las clases de apoyo con las maestras, y gracias a eso hoy estoy terminando el secundario. Me queda una semana, voy bien con las materias y voy a terminar. Muchas gracias por esta oportunidad”.
Otro de los testimonios, fue el de María, quien se animó a contar su experiencia en un video. “Este es un espacio muy importante para mí y para todos los jóvenes de Santa Fe, que tienen oportunidades de acceder a una carrera o un oficio, pero además que brinda mucha contención. Los jóvenes de hoy en día no tenemos las herramientas para poder salir adelante, para salir a la vida cotidiana a trabajar; y acá en Escuela de Trabajo tenemos eso: la contención y las herramientas para poder salir adelante. Espero que para los jóvenes signifique tanto como a mí, y gracias por darnos esta oportunidad”, contó
Por último, María Eugenia, estudiante de Ingeniería Química, fue una de las voluntarias que participó desde un proyecto de interés social que impulsó la Facultad de Ingeniería Química. Muy emocionada dijo: “Damos clases de apoyo de química, de física, matemática, inglés o lo que los chicos necesiten. Quería agradecerle a las profes que siempre nos ayudan y nos acompañaron hasta acá; y a los chicos que participan del apoyo, porque nos sirve mucho dar las clases y ayudarlos; pero también que podamos ayudar a que terminen e ingresen a la universidad. Lo importante es que terminen, para su futuro profesional y para cualquier inserción laboral”.

Presente y futuro

El intendente José Corral, definió al programa Escuelas de Trabajo como “una idea simple: el gobierno local acompañando con nombre y apellido a nuestros jóvenes sobre todo en los barrios vulnerables, con un profesional, un orientador u orientadora, en esta edad entre los 18 y 24 años que es una etapa difícil donde están armando su familia, o en algunos casos ya son padres o madres jóvenes”.

En ese marco, valoró la presencia cercana del estado, “al lado de ellos. Es una guía indispensable para orientarlos al mundo del trabajo o para ayudarlos a resolver alguno de los problemas que pueden existir, como violencia, adicciones, o también para ayudarlos a organizar su familia. Es un espacio para tener proyectos y mirar hacia el futuro, porque como me dijo una de las chicas: en Escuelas de Trabajo se trabaja para el día de mañana”.
Acompañaron a José Corral en la actividad la secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti; la subsecretaria de Acción Social, Rocío Giménez; la directora de Escuelas de Trabajo, Eugenia Ziadi; y todo el equipo de trabajó en el programa; a quienes el mandatario les dedicó un agradecimiento particular por la dedicación y compromiso con la tarea asumida. Asimismo, también participaron, el concejal Carlos Pereira y su par electa, Inés Larriera; la secretaria General, María Martín, la secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia, Andrea Valsagna; el coordinador del Movimiento Los Sin Techo, José Luis Ambrosino; la secretaria de Extensión Social y Cultural de la UNL, Lucila Reyna; su par de Desarrollo Institucional e Internacionalización, Pedro Sánchez Izquierdo; y Marisa Arroyo de la Asociación Conciencia; entre otros.

Oportunidades

Como ejemplo de la relevancia que tiene la presencia del orientador junto a los jóvenes, José Corral contó un caso particular. “Nos decía Cristian que está trabajando en un supermercado conocido, después de hacer el curso de introducción al trabajo a través de los planes del Ministerio de Trabajo de Nación, y que su orientador todavía le manda mensajitos y le pregunta cómo le va. Es un poco cargoso –risas- pero es un poco la presencia del estado con nombre y apellido, con un profesional, siguiendo a los chicos, aun cuando ya consiguieron trabajo, para garantizar que ese recorrido sea exitoso”.
En esa línea, y más allá de los “problemas y dificultades” que tiene la vida, la propuesta no tiene como fin asistir y “darles cosas, sino acompañarlos para que ellos se desarrollen y puedan afrontar los desafíos de la vida. Y las experiencias que nos cuentan con sus historias personales son conmovedoras”, expresó.
Como parte de ese acompañamiento, durante el acto entregaron certificados a 18 jóvenes ingresantes a Estudios Terciarios; a 21 ingresantes a Estudios Universitarios; y a 75 jóvenes que finalizaron sus estudios secundarios asistiendo al apoyo educativo que se dicta en las diferentes Escuelas de Trabajo. Además, se reconoció a instituciones y entidades que acompañaron con su apoyo esta iniciativa del Gobierno de la Ciudad.
Esta propuesta se inscribe en el eje “Terminalidad Educativa” del programa Escuelas de Trabajo, que tiene como objetivo principal promover procesos de inserción y reinserción de jóvenes al sistema educativo, garantizando el acompañamiento integral con particular atención a sus diversas trayectorias, estimulando la continuidad y culminación de los estudios primarios y secundarios como herramientas fundamentales para su empoderamiento.

Continuidad

Con este balance positivo de las Escuelas de Trabajo, el intendente firmó durante el acto, junto a los jóvenes “el mensaje de una ordenanza que establece a Escuelas de Trabajo como una política de estado. Es decir que todas las gestiones de ahora en adelante, seguramente con cambios, con mejoras y su propia impronta, mantengan esta buena experiencia que además fue acompañada por la Mesa del Diálogo de la ciudad”.
Previamente, el intendente encabezó con sus colaboradores y representantes de instituciones un encuentro de la Mesa del Diálogo de la ciudad de Santa Fe, ocasión en la que realizó un balance, repasando y brindando resultados en materia de educación, formación laboral, emprendedorismo y empleo, y promoción de derechos para favorecer la convivencia, al cumplirse cuatro años de la implementación del Programa Escuelas de Trabajo.
Cabe recordar, además, que el programa recibió el apoyo de universidades, empresas, organizaciones gremiales y empresarias y de los trabajadores. “Tuvo el acompañamiento de mucha gente que va a querer que este programa continúe y eso nos parece una buena idea. Que el Concejo Municipal lo discuta y si hay consenso se establezca a Escuela de Trabajo como una política de estado”, argumentó José Corral, y agregó: “Ha habido también una inversión muy importante. Este es uno de los tres edificios nuevos que hicimos y que quedan también para ser utilizados en el futuro, y hay otras cuatro que trabajan en otros que ya teníamos como el CIC de Facundo Zuviría que está en el norte, o el jardín de Las Flores donde también hay un puesto de Escuelas de Trabajo”.

Proyecto

El proyecto que se elevará al Concejo en estos días tiene por objeto declarar “como Política de Estado al Programa Escuelas de Trabajo, cuya misión es promover el ejercicio de la autonomía y la ciudadanía plena de los jóvenes, prioritariamente aquellos de 18 a 24 años y/o en situación de vulnerabilidad social”, indica en el texto.
Asimismo, establece como objetivos del Programa, fortalecer la subjetividad de los jóvenes; dotar de herramientas a los jóvenes para potenciar sus capacidades y lograr su desarrollo de forma autónoma; incentivar el acceso de los jóvenes a la primera vivienda, la cultura, el deporte, la salud, promoviendo derechos para una mejor convivencia ciudadana, que tiendan a reducir los índices de violencia. También, desarrollar instancias de formación y capacitación tendientes a mejorar las condiciones de empleabilidad que potencien el acceso al trabajo por parte de los jóvenes, a través de herramientas de intermediación, inserción laboral, emprendedorismo y apoyo en la búsqueda de empleo; y acompañar a los jóvenes en los procesos de inserción y culminación de sus estudios primarios, secundarios y/o superiores, brindando información y apoyo para que puedan acceder a becas y programas de respaldo que garanticen el acceso y la permanencia.
Asimismo, establece la creación de la estructura orgánica administrativa necesaria y que el acompañamiento personalizado y continuo de cada joven, se hará a través de orientadores especializados. Además, contará con un equipo profesional interdisciplinario, que tendrá por función el apoyo a los orientadores.