Los policías Javier Makhat y Cristian “Chamuyo” Di Franco, dos de los cuatro detenidos el jueves en Rosario por su supuesta complicidad con Esteban Lindor Alvarado (42), un presunto capo narco actualmente preso, ya habían sido mencionados en el marco de otra investigación como “soldaditos” de ese traficante, informaron fuentes judiciales.

Los policías Javier Makhat y Cristian “Chamuyo” Di Franco, dos de los cuatro detenidos el jueves en Rosario por su supuesta complicidad con Esteban Lindor Alvarado (42), un presunto capo narco actualmente preso, ya habían sido mencionados en el marco de otra investigación como “soldaditos” de ese traficante, informaron fuentes judiciales.

Además, los investigadores determinaron que Makhat vivía en un condominio de lujo de Rosario que hace un año fue allanado por la justicia porque tenía como propietario justamente a Alvarado.

El supuesto vínculo entre Alvarado con Makhat, un comisario de Inteligencia de la PDI, y con Di Franco, con un paso por la ex Drogas Peligrosas, salió a la luz en el juicio a la narcobanda “Los Monos” que se desarrolló el año pasado en Rosario.

Uno de los policías acusado de complicidad con esa organización narco, el comisario Gustavo “Gula” Pereyra, reveló el contenido de un mail enviado a sus superiores de la Secretaría de Delitos Complejos de Santa Fe, donde abundaba sobre la complicidad de sus pares con Alvarado.

El 13 de abril de 2013 Pereyra le escribió a Andrés Ferraro, su superior: “Andrés, haciendo averiguaciones me entero que en la Dirección está el oficial Macat (sic). De muy buena fuente me dijeron que es un soldadito de Esteban Alvarado”.

Pereyra también relató que Alvarado habría donado tres lotes en un barrio de la localidad santafesina de Roldán a Makhat, al comisario Gonzalo Chino Paz –ex jefe de Drogas y luego jefe de la Unidad Regional de San Lorenzo- y a Di Franco.

Los oficiales Di Franco y Makhat fueron detenidos hoy y mañana serán imputados por los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra por “proveer impunidad” a Alvarado, quien está detenido desde febrero pasado como jefe de una asociación ilícita y por otros delitos.

En noviembre de 2018, durante la investigación a Alvarado como instigador de un crimen y jefe de una asociación ilícita, los fiscales Edery y Schiappa Pietra ordenaron una serie de allanamientos de inmuebles vinculados al supuesto narco.

Uno de ellos fue en un departamento del lujoso Condominio del Alto, en Rosario, donde los investigadores se encontraron con el comisario Makhat, quien vivía en ese inmueble que había sido de Alvarado.

También fue arrestado el ex jefe de Drogas Peligrosas en Rosario, comisario Gustavo Spoletti, quien hasta hace dos años fue jefe de una unidad en la Policía de San Lorenzo.

Según pudo saber la agencia informativa Télam de una fuente oficial, Spoletti estaba actualmente “sin cargo” en la unidad regional de San Lorenzo y prestaba servicios en Comunicaciones.

La misma fuente recordó desde 2008 fue investigado por Asuntos Internos, junto a un grupo más amplio de policías, por presunto enriquecimiento ilícito, pero la causa fue archivada en 2017 por la entonces jueza Alejandra Rodenas, actual vicegobernadora electa de Santa Fe.

El cuarto oficial detenido hoy, el comisario Luis Quevertoque, fue una pieza clave en la investigación policial que terminó en la primera condena a los cabecillas de “Los Monos” en abril de 2018.

Quevertoque era el segundo de la Brigada Operativa de la División Judiciales, la que realizó la investigación de la familia Cantero, líder de “Los Monos”.

Uno de los jefes, Ramón Machuca, alias “Monchi Cantero”, lo acusó en un programa de televisión de “armar” esa causa e intentar vendérsela por “500 mil pesos”.