El titular de la Cámara Argentina de la Construcción, filial Santa Fe Renato Franzoni se refirió esta mañana en Dame Radio a la situación del sector y aseguró que “todos los rubros estamos en un momento muy complicado y la incertidumbre es uno de los grandes problemas que tenemos las empresas”.

El titular de la Cámara Argentina de la Construcción, filial Santa Fe Renato Franzoni se refirió esta mañana en Dame Radio a la situación del sector y aseguró que “todos los rubros estamos en un momento muy complicado y la incertidumbre es uno de los grandes problemas que tenemos las empresas y hoy no hay reglas claras de cómo sigue esto. Sabemos que estamos en un período de transición y no sabemos qué idea tienen las próximas gestiones sobre la obra pública, aunque sabemos como está la macroeconomía”.

“La actividad en poco tiempo en la provincia cayó enormemente, porque nosotros veníamos con un fuerte programa de la obra pública que se vio deteriorado. Hemos dicho varias veces que el gobierno de Miguel Lifschitz hizo una fuerte apuesta, pero hoy no tenemos volumen de obra, aunque la obra pública no está paralizada sino el ritmo y el volúmen de obra es menor”, agregó.

“Esperemos que el gobierno que viene traiga buenas noticias sobre el futuro para el sector. Nos reunimos varias veces con personas en el marco d ela transición pero no tuvimos una propuesta concreta de qué vamos a hacer a partir del 10 de diciembre”, indicó.

Con respecto a algunas obras como el Desvío Arijón y el futuro de los trabajadores, Franzoni admitió que “estamos por los puestos de trabajo porque se van disminuyendo y en el año hasta ahora se van perdiendo puestos, pero hay otras obras con distintas fuentes de financiamiento que hay que seguir pagando, hay algunas demoras y a medida que pasan los días se va complicando. Necesitamos que el gobierno entrante nos de una respuesta para saber dónde estamos parados”.

En relación al Procrear, Franzoni señaló que “el mayor perjudicado es el futuro acreedor de las viviendas porque el proceso inflacionario empeoró mucho la economía para sostener la vivienda. Es imposible pensar en la Argentina con un proceso de pago a largo plazo, porque cada varios años, hay una inflación que complica mucho a la gente”.