El miércoles, en horas de la siesta, vandalizaron una de las redes de media tensión que abastece a la zona de la costa.

El hecho se registró en uno de los aliviadores sobre la Ruta Nacional 168, entre el barrio El pozo y el intercambiador de la Ruta Provincial 1, donde sustrajeron 150 metros de cables de 33 kilovolts.

El conductor -que es subterráneo- tiene alma de acero con una malla de cobre y, en la zona de puentes, está soportado por bandejas portantes.

Agentes de la empresa realizaron la denuncia policial correspondiente y el jueves iban a reconstruir el servicio afectado. En tanto, se hicieron las maniobras para alimentar desde el otro cable el sector comprendido desde el km8 de la RP1 hasta Santa Rosa de Calchines.