Familiares de Stefano advirtieron que fue víctima de insultos y hasta piedrazos en el ingreso a la Ciudad Deportiva de Granadero Baigorria. El duro relato de su familia y una noticia que dio mucha alegría al chico de cara al último partido del año en el Gigante


Su hermana Débora indicó ante el móvil de El Tres que el hecho ocurrió en el ingreso a la Ciudad Deportiva de Granadero Baigorria, uno de los predios de entrenamiento de las juveniles del club. “El vive enfrente, es hincha y socio fanático y se pasa todos los días al menos una horita ahí, lo conocen todos”, indició la mujer, que luego relató la rareza de que no vuelva a su casa en horas de la tarde de este jueves, por lo que decidió ir a buscarlo.

“Ahí nos topamos con esta situación. Viene un grupo de chicos que salía de entrenar y hacían comentarios como ‘Ahí está el enfermo’ o ‘Correte, me da miedo’ para luego ir a buscar piedras y arrojárselas. Fue una situación horrible”, contó con dolor la mujer.

“Eran adolescentes de 17 y 18 años”, agregó, y más bronca sumó al momento vivido cuando fue a contar lo ocurrido al personal de seguridad: “Para colmo nos hicieron el comentario de que Stefano debería estar menos tiempo para evitar este tipo de situaciones. Eso fue la gota que rebalsó el vaso”.

Tras esto, indicó que la dirigencia del club se puso a disposición. Les confesaron que se han vivido este tipo de hechos en el estadio los días de partido y que se han realizado cursos destinados a personal de seguridad para capacitarlos sobre el trato a personas con dificultades.

Para finalizar el móvil llegó una buena noticia: la comisión directiva, a través de la producción de De 12 a 14, comunicó a la familia de Stefano que lo harán ingresar al campo de juego del Gigante de Arroyito en el último partido del año, nada menos que ante Boca. Una sonrisa para dejar, al menos por un rato, el dolor que produce ser discriminado.