El presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, afirmó hy que para él “sería un orgullo y un honor” estar en la asunción como jefe de Estado de Alberto Fernández, de quien dijo que “salvó su vida”, pero aclaró que todavía no lo decidió por “razones operativas”.

“Agradecer a Alberto por la invitación. Todavía no he decidido, por razones operativas y logísticas”, expresó Morales al ser consultado sobre la posibilidad de concurrir a la ceremonia de asunción del 10 de diciembre, durante una ronda de entrevistas con medios argentinos.

En diálogo con AM 750, el mandatario depuesto señaló: “Sería un orgullo y un honor acompañar la toma de posesión. No está cerrado veremos oportunamente, pero por ahora estoy en situación de asilo político”.