La seguridad es un tema complejo y no es fácil hacer que todo funcione de un día para otro”, aseguró el funcionario provincial.

El ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro destacó este lunes el resultado de la causa denominada D4, que reveló un entramado de corrupción que salpicó a la plana mayor de la policía de Santa Fe, y enfatizó que la investigación es “fundante” para la Argentina porque no solo los responsables fueron detenidos sino que devolvieron el dinero que le habían robado al Estado.

“En uno de nuestros primeros actos de gestión dijimos que priorizar a la buena policía era también separarla de la mala policía”, comentó Pullaro, en declaraciones a la prensa. “Hubo ocho detenidos por este caso y es importante porque se desbarató una asociación ilícita de civiles y policías que defraudaba al Estado”.

“Cada uno de los que le robaban a la policía, que no hacían los arreglos a los móviles y facturaban, tuvieron que devolver la plata”.

“En 2016 realicé una denuncia a la plana mayor de la Policía de Santa Fe porque este colectivo lo veíamos siempre en las mismas condiciones y tenía distintas facturas por arreglos que nunca se hacían, por esa causa penal está detenido un exjefe de Policía”, indicó Pullaro, al recordar cómo se inició la investigación que culminó con la presentación del ómnibus reparado.

“Fue un hecho fundante para la República Argentina, porque cada uno de esos funcionarios policiales que le robaban a la policía, que no hacían los arreglos a los móviles y que facturaban, tuvieron que devolver la plata”, afirmó el funcionario, y expresó: “En este colectivo, que es un símbolo de la lucha contra la corrupción, está parte de lo que devolvieron los policías”.

Asimismo, aseguró: “Esto marca una línea muy clara, que es la que nos propusimos trabajar como eje principal de gestión, separar a los malos policías y jerarquizar la labor de los malos policías, que la han pasado muy mal porque llevamos más 400 exoneraciones y destituciones en lo que va de la gestión”.

exhibición del colectivo reparado, mediante el cual se desviaron millones de pesos.Foto: Gentileza

Transición

Pullaro expresó su preocupación por cómo se lleva adelante el proceso. “Esperamos que se anuncie el gabinete, así podemos tener algunos días de trabajo coordinado y conjunto con quién será el nuevo ministro de Seguridad, porque hay muchos procesos que detuvimos a pedido del gobernador electo y que todavía no tienen resolución”, explicó.

“Queremos saber cuál va a ser la mirada de quienes van a gestionar la provincia durante los próximos cuatro años”, explicó el funcionario provincial, y añadió: “Nosotros queríamos saber hacia dónde iban a apuntar la gestión, para poder acompañarla. Nosotros queríamos trabajar en conjunto durante estos seis meses, pero no hubo ningún tipo de llamado”.

“Hay temas estructurales, como la compra de móviles, uniformes, armamentos, chalecos antibalas, el transporte policial, el sistema 911, son definiciones que hay que tomar y las tiene que tomar la nueva gestión. Nosotros pretendíamos trabajar espalda con espalda con la nueva gestión en función de sus nuevos lineamientos”, señaló Pullaro.

“Se perdió mucho tiempo”, se quejó el titular de la cartera de Seguridad, y siguió: “La seguridad es un tema sumamente complejo y no es fácil sentarse de un día para el otro y que todo funcione de manera articulada. Nosotros estamos dejando una policía ordenada, que trabaja, pero para que funcione hay que meterle mucha gestión”.