Personal del Servicio Integrado de Emergencias Sanitarias (SIES) 107 realizaba este lunes por la tarde una asamblea luego que un chofer y un enfermero fueran asaltados, uno de ellos golpeado, e intimidados con disparos de arma de fuego mientras prestaban un servicio.


El hecho policial se produjo alrededor de las 14 cuando una unidad concurrió al barrio Pompeya a buscar a un menor que había sido mordido por un perro Rottweiler. El chico fue trasladado desde su casa hasta el Hospital Mira y López y, luego, la misma unidad lo llevó de vuelta.

Al llegar, el chofer de la ambulancia ayudó al padre del niño a ingresarlo en la vivienda mientras el enfermero espera afuera. Fue en ese momento que aparecieron unos delincuentes que no solo asaltaron al enfermero (le quitaron la billetera y el celular), sino que además lo golpearon en la cabeza para luego darse a la fuga.

Los trabajadores hicieron la denuncia al 911 y, cuando se retiraban del lugar, observaron a los mismos sujetos mientras asaltaban a una chica en la vía pública. Al verse descubiertos, uno de ellos efectuó disparos de arma de fuego a modo de intimidación.

A raíz de este hecho de inseguridad los trabajadores del Sies 107 realizaban la asamblea para definir las medidas a tomar, por lo que el servicio podía verse restringido.