El vecino país lleva siete semanas sacudido por fuertes protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera.

Un nene de 12 años fue detenido durante violentos disturbios en la ciudad de Concepción, en el sur de Chile, este lunes por la noche en la séptima semana de convulsión social que sacude al país.

De acuerdo a la Policía Civil, el chico fue detenido cuando llevaba varios anteojos que habría conseguido durante el saqueo de una óptica en el centro de Concepción, la principal ciudad del sur chileno.

Después, fue trasladado ante un fiscal que lo liberó horas después bajo la custodia de un adulto ya que no es imputable por su edad, informó la policía a medios locales.

Violentos ataques a locales comerciales se multiplicaron en esa ciudad durante la noche, luego de una masiva marcha contra la crisis. Desde el 18 de octubre al menos 23 personas murieron y hay miles de heridos.

Cientos de manifestantes protestaron en la plaza principal de Concepción y armaron barricadas que interrumpieron la circulación de vehículos, mientras la policía usó gases lacrimógenos para dispersar a la turba.

En Santiago, poco más de un millar protestó en Plaza Italia –epicentro de las protestas en la capital chilena- donde agentes antidisturbios expulsaron a los manifestantes hasta calles cercanas en un enfrentamiento que se extendió hasta la noche.

Durante la jornada, el gobierno anunció la inyección de 5.500 millones de dólares para reactivar la economía golpeada por la crisis y que en octubre –cuando comenzó el estallido- tuvo una contracción de 3,4%, la peor caída en una década.