Sucedió en la zona de Santiago al 5500. La víctima estaba con un grupo de jóvenes cuando llegó un automóvil, de donde salieron los disparos. Otros dos muchachos fueron heridos.


Un impresionante asesinato ocurrió este viernes a la una y media del mediodía en Santiago al 5500, en la zona sur de Rosario. Según los primeros testimonios, un grupo de amigos estaban sentados en la vereda cuando llegó al lugar un automóvil, que detuvo su marcha. Luego de un intercambio de palabras, del vehículo salieron varios balazos, nueve de los cuales impactaron en el cuerpo de uno de los jóvenes. Intentaron llevarlo a un hospital, pero falleció en el camino. Otros dos chicos sufrieron heridas por los disparos.

De acuerdo al relato del móvil de Radio 2 en el programa La primera de la tarde, un grupo de jóvenes de alrededor de 20 años estaban charlando en la vereda este viernes pasado el mediodía, exactamente a las 13.30.

En ese momento llegó al lugar un automóvil, que según la descripción de los vecinos se trataba de un Volkswagen FOX de color blanco.

Un trabajador que estaba justo en el descanso del mediodía en una fábrica de la cuadra, relató: “Estábamos trabajando, justo en el almuerzo, y escuchamos muchos disparos. Salimos y vimos a un chico ensangrentado, los amigos no pedían que los ayudáramos”.

“Según nos contaron, pasó un auto, frenó, intercambiaron unas palabras y del auto salieron varios disparos, como nueve”, agregó el muchacho.

“Al chico que llevaron al hospital y que falleció después, le dieron nueve tiros en el pecho”, dijo todavía impactado por el salvaje hecho. Y confirmó que “otro chico recibió un tiro en una pierna y otro en un brazo”.

Los jóvenes que resultaron ilesos cargaron a sus amigos en motos y los trasladaron a distintos hospitales. El herido más grave fue llevado al Heca, donde llegó ya sin vida.

La víctima fatal fue identificada por la Policía como Joaquín Darío Ambrosioni, de 21 años de edad. Los otros dos heridos se encontraban fuera de peligro.

Los vecinos estaban sorprendidos porque aseguran que es un barrio muy tranquilo, en el que no suelen suceder estos hechos.

Trabajaba en el lugar el Gabinete de Criminalística de la PDI, en el levantamiento de rastros para la investigación del crimen.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA), de las primeras líneas investigativas se secuestró un vehículo de similares características a las aportadas por los testigos. Hay dos personas aprehendidas, que en principio no tendrían relación con el hecho pero se investiga relación con el vehículo.