Este sábado por la tarde, el intendente José Corral encabezó el acto de inauguración de la obra de avenida Freyre, que está en su etapa final.

La actividad, que comenzó con una recorrida en la intersección con Suipacha, permitió mostrar el resultado de los trabajos que convirtieron a la tradicional avenida en uno de los bulevares más modernos, y que incluye además de nuevo equipamiento urbano, una bicisenda en el cantero central -separada de la parte peatonal- que la recorre en toda su extensión.

La obra, además, incorpora un sistema de semaforización que permite reemplazar la rotonda frente al Club Unión, ganando más espacio público, ya que en lugar del estacionamiento frente a la institución deportiva se podrá disfrutar de una nueva plaza. Estará ubicado en todas las intersecciones y tendrá aspectos similares a los utilizados en bulevar y se pondrá en marcha en los próximos días.

La propuesta de semaforización tiene como premisas iniciales ubicar los cuerpos de los semáforos sobre las veredas y no permitir giros a la izquierda en las intersecciones del corredor. Con estas limitaciones se busca liberar física y visualmente el cantero central de la vía, optimizar el flujo vehicular y garantizar un cruce seguro de peatones y ciclistas.

Para diseñar los tiempos y la coordinación de los semáforos, se realizaron diversos conteos vehiculares en aquellas intersecciones sin semaforización, para de esta manera poder estimar el volumen vehicular a gestionar a lo largo de toda la traza. Esto se hizo antes del inicio de la obra, en distintos momentos del día y durante varias jornadas.

Evaluación previa

Los datos más importantes surgen del relevamiento realizado en la intersección de Av. Freyre y Bulevar Pellegrini donde se observaron en el sentido de norte a sur unos 670 vehículos por hora con picos de tránsito del orden de los 1.000 desde López y Planes hacia el Sur. Asimismo, desde avenida Freyre hacia el norte, se contaron uno 430.

Para realizar la semaforización se definió, en primer término, el cruce de las avenidas, es decir el sentido de circulación norte-sur y viceversa. Este debía contar con tiempos de paso que permitieran evacuar los vehículos esperados sin tiempo de espera excesivos. Para ello, se adoptó el ciclo de 100 segundos existente en la onda verde de Bulevar y se restringió el giro a la izquierda de los vehículos que circulan de este a oeste por Pellegrini.

De esta manera, se da prioridad al giro hacia la izquierda para los vehículos que circulan desde el norte por López y Planes y giran al este donde, según los datos evaluados, era más significativo el flujo de autos. Según el conteo eran unos 250 contra unos 70 que venían de bulevar en sentido este-oeste.

Una vez definida la intersección, se proyectó el corredor tratando de garantizar, en toda su extensión, un tiempo de 35 segundos de verde para el paso de cada sentido de la avenida Freyre. En definitiva, en el sentido norte-sur y viceversa son tres los giros, mientras que de este-oeste y viceversa solo se puede doblar a la derecha y continuar, pero no doblar a la izquierda. De todas maneras, los primeros días habrá inspectores ordenando e informando a los automovilistas.

Solución

La remodelación de avenida Freyre permitió además dar solución a los anegamientos que se producían en la esquina con Catamarca con cada lluvia. En el lugar, se ideó un sistema de retardamiento hídrico que puede acumular hasta 380.000 litros de agua al momento de la lluvia.