Juegos, disfraces y mucho color son algunas de las propuestas que este fin de semana se encuentran en una nueva edición del Argentina Cómic Con que espera recibir a miles de asistentes en el predio de Costa Salguero de la Ciudad de Buenos Aires.

Concursos de disfraces, tatuajes por orden de llegada y juegos de mesa con reglas absurdas son sólo algunas de las actividades que ofrece el festival Argentina Cómic Con, cuya 12º edición se celebra este fin de semana en el predio Costa Salguero del barrio porteño de Palermo, donde los organizadores esperan recibir a más de 75.000 personas.

Lo primero que ven los visitantes en el acceso a los pabellones de la Comic Con es una escultura completamente blanca de un perro galgo gigante: es la que tenía Chandler, uno de los personajes de la serie estadounidense Friends, en su departamento de Manhattan.

La serie de Warner cumplió 25 años en 2019 y sus escenografías recorrieron varios países durante los últimos meses, para instalarse este fin de semana en Costa Salguero, donde Télam pudo observar cómo un joven disfrazado de Hannibal Lecter posaba para una foto recostado en el sillón del Central Perk, el bar donde solían encontrarse los seis amigos.

Los cinco pabellones del festival recibieron para esta edición a más de 70 expositores, y este sábado los pasillos estaban repletos: “¿Hay algo más parecido a caminar entre una horda de zombies?”, preguntó Nicolás (22) a un amigo con el que intentaban llegar al stand de Amaterasu, una empresa argentina fundada por coleccionistas que fabrica e importa “productos históricos y fantásticos”.

Los dos amigos finalmente llegaron a la vidriera que buscaban y se detuvieron frente a una réplica “con filo” del “katana” (sable en japonés) que utilizó Beatrix Kiddo para vengarse de sus enemigos en la película Kill Bill, dirigida por Quentin Tarantino y estrenada en 2004.

La réplica costaba 15.000 pesos, el mismo precio que tenía la espada de Aragorn, personaje de El señor de los anillos.