Dylan, el perro de Alberto Fernández, tiene decenas de miles de seguidores en Instagram y Twitter. La presencia del can en las redes se volvió un símbolo de campaña de su dueño.