Grietas en las alas, la inexistencia de una caja negra, accidentes previos de modelos similares y un transmisor desaparecido son parte de las incógnitas que quedan tras el accidente del avión de la Fach.


“La Fuerza Aérea de Chile informa que hoy (miércoles), mientras se realizaban las labores de búsqueda de la aeronave siniestrada, se encontraron restos de esponja flotando en el mar a 30 kilómetros al sur del último contacto del C-130″.

Las palabras del general Eduardo Mosqueira, comandante de la IV° Brigada Aérea de la Fach, que al mismo tiempo encabezaba los operativos para encontrar al avión Hércules C-130, daban el primer cierre para una historia que comenzó este lunes pasadas las 18 horas, cuando la aeronave desapareció en la tormentosa zona del Mar de Drake, en el extremo sur de Chile.

Con el pasar de las horas, ya con la confirmación del accidente y la nula posibilidad de encontrar sobrevivientes, de a poco se han conocido detalles sobre el incidente, así como situaciones previas que aún a espera de las pesquisas oficiales, bien valen la pena analizar hasta saber qué ocurrió.