Le dio aviso a su padre y juntos pudieron salvar al animal que había quedado en la costa.

Nene neuquino se convirtió en héroe: salvó a un delfín que había encallado en Las Grutas
Facundo corrió cerca de 400 metros dando gritos desesperados por la arena de Piedras Coloradas, el balneario ubicado a 5 kilómetros al sur de Las Grutas. “Papá vení, ayudame. Hay un delfín en la playa”, le dijo agitado.

Al verlo tan exaltado el hombre se paró como accionado por un resorte y salió en auxilio. Hicieron juntos el trayecto, y cuando llegaron se encontraron efectivamente con un delfín Franciscana –especie que habita el golfo San Matías- que había varado lejos de la rompiente y con la marea en baja, pero aún con signos de vida.

“Lo empujamos como pudimos como 20 metros, pero era muy pesado, calculo que de unos 80 kilos”, relató Luis Beitía, el papá de Facundo, el nene de ocho años apodado “Pipi” que vive en Neuquén capital y llegó a la villa turística para pasar sus vacaciones.

Como aún estaban lejos del agua y pese al esfuerzo advirtieron que no podían solos, Facundo fue a buscar colaboración y volvió con una pareja. Entre todos, no sin poco esfuerzo, lograron trasladar el ejemplar hasta el mar.

Beitía, quien se radicó en Las Grutas hace poco tiempo, sostuvo que se metieron hasta el cuello, hasta que percibieron que el cetáceo pudo nadar en libertad y perderse entre el oleaje. “Es una experiencia que mi nene no se olvida más. Estaba muy emocionado”, resaltó.

Facundo pasó a tercer grado en la escuela 336 de la capital neuquina y está encantado con el mar. Había llegado el mismo domingo por la madrugada en colectivo, y tras realizar una serie de trámites con el papá fueron a pasar el resto de la mañana a la playa.

Lautaro Hughes, un vecino que se crió en Piedras Coloradas y trabaja de buzo marisquero, era una de las pocas personas que se encontraba en la zona en ese momento debido a la hora temprana.

El joven sostuvo que poco antes del varamiento observaron un grupo de orcas merodeando cerca de la costa, y no descarta que el delfín salió a la playa para evitar ser comido, pues tienen registros de que han ocurrido sucesos similares en otras oportunidades.