Las víctimas no sufrieron heridas de gravedad y fueron atendidas por los guardavidas. La playa no está habilitada como balneario, pero hasta el sábado a las 19 horas alguien corrió el boyado. Ahora colocaron un cartel y una bandera roja que advierte la presencia de estos peces carnívoros y de rayas.

El calor volvió a sentirse en Santa Fe con temperaturas superiores a los 40°C y la zona ribereña se colmó de gente durante el fin de semana. Ante las altas temperaturas, las palometas también dijeron presente y atacaron —en el lapso de tres días— a 59 personas, según registraron los guardavidas que trabajan en la Costanera Este. Los accidentados que sufrieron mordeduras en pies y manos —ninguno de gravedad— fueron atendidos por los propios guardavidas en el lugar y ninguno tuvo que ser hospitalizado.

La mayoría de los casos ocurrieron el sábado, con un total 38 mordidos, mientras que el viernes y el domingo se contabilizaron 14 y 7 ataques, respectivamente.

Por este motivo, los guardavidas activaron de inmediato el “código de banderas” y colocaron una bandera roja que indica la prohibición de bañarse por presencia de palometas y rayas en la zona.

A su vez, debajo de un cartel vertical que prohibe el ingreso con perros, se advierte el peligro por estos peces.

Las palometas regulan su temperatura en función de la del agua, por lo que en invierno se aletargan, y en verano se ponen más activas y agresivas. Es por ello que los ataques de estos peces carnívoros son comunes en esta época del año, ya que transitan su etapa de reproducción y se acercan a la costa.