El ex juez de Menores Julio César Rogiano, quien permanece detenido desde el pasado 8 de mayo, fue sometido esta mañana a exámenes psicológicos y psiquiátricos que fueron ordenados por el juez de Instrucción Diego De la Torre.

Cabe aclarar que la realización de estos estudios está estipulada en el artículo 77 del Código Procesal Penal de la Provincia de Santa Fe, y se practican sobre todas las personas a quienes se les imputan delitos cuya pena supera los 10 años de prisión.

Básicamente, los profesionales deberán decirle al magistrado si el detenido está en condiciones psicológicas y psiquiátricas de comprender de qué delitos se lo está acusando.

Como se recordará, Rogiano está imputado por el presunto delito de cohecho agravado, ya que aparentemente habría cobrado una suma de dinero a cambio de dejar en libertad a un menor de edad que se encontraba detenido. De confirmarse este delito, el ex juez debería cumplir una pena que va de los cuatro a los 12 años de prisión.

Junto a Rogiano también está imputada del mismo delito María del Carmen Leonardi, quien habría actuado como cómplice. También ella fue sometida al estudio psiquiátrico y psicológico que estipula el Código Procesal Penal de la provincial.

La Sala 1 de la Cámara de Apelaciones confirmó el procesamiento por cohecho agravado determinado por el juez De la Torre, luego de que la defensa de Rogiano intentara cambiar la calificación para lograr así la excarcelación de su cliente, quien ya lleva casi cuatro meses detenido.

Además del presunto cohecho agravado, Rogiano también es investigado porque aparentemente se habría quedado con 3.000 pesos donados por la Asociación de Magistrados de Menores de la República Argentina para los inundados.