Los agentes fueron llamados de urgencia para asistir a una joven de 21 años que tenía al recién nacido en brazos, sin signos vitales. Le hicieron tareas de reanimación y el pequeño pudo respirar. Madre e hijo fueron derivados al Centenario donde se recuperan

El suboficial Amarilla y su compañera Virginia Flores patrullaban la ciudad en la Unidad Motorizada de la Policía y fueron llamados de urgencia desde la central del 911.

Una mujer de 21 años se encontraba con su bebé recién nacido en brazos sin signos vitales y los policías lo asistieron realizando tareas de reanimación cardiopulmonar (RCP).

En diálogo con el programa Telenoche Rosario (El Tres), Amarilla contó que primero cortaron el cordón umbilical y luego su compañera, con toda tranquilidad, pudo realizar las tareas de RCP.

La reanimación permitió que el bebé responda a la estimulación y pueda respirar.

Los policías además llamaron al Sies, que acudió con una ambulancia y una unidad pediátrica para trasladar la pequeño hasta el hospital Centenario.

El bebé recibió asistencia médica y se recuperaba junto a la joven mamá.

“Fueron minutos muy largos para nosotros. Mi compañera hizo todo lo posible para que el bebé respire, tenía un color poco normal para un sietemesino”, relató el agente.