Los internos de la Unidad N°6 de Rosario se capacitaron para crear su propio emprendimiento y se convirtieron en la segunda cooperativa en contexto de encierro de todo el país.

Con el acompañamiento del colectivo La Bemba del Sur y la capacitación del programa Nueva Oportunidad, finalmente los internos de la Unidad penitenciaria Nº6, ubicada en Avenida Francia 4800, pudieron materializar el proyecto de una cooperativa textil propia. La misma les da trabajo no sólo a ellos, sino también a parte de sus familias.

“Es un trabajo que comenzó desde adentro y ahora tiene resonancia en el afuera», resumió Mauricio Manchado, uno de los integrantes de La Bemba del Sur, en una charla con CLG donde dio los detalles y las expectativas de este proyecto que ya es una realidad.

“Luego de varios años de trabajo, estábamos en condiciones de pensar en estrategias del tipo post penitenciaria, destinadas a personas privadas de su libertad y también a las que van recuperando la misma de manera ambulatoria, para así generar una red que articule con otros actores y actrices del afuera, como por ejemplo las diferentes familias. Esta cooperativa empieza a cristalizar todas esas intenciones”, aseguró Manchado, que trabajó desde el comienzo en esta experiencia.

En la actualidad, Ziza tiene dos espacios equipados. Uno dentro de la Unidad Nº 6 donde unos veintes internos producen indumentaria o lo que surja como pedido y otro en el afuera, en la zona oeste, donde nueve familiares se encargan también de producir.

Esta cooperativa es la primera en la provincia de Santa Fe fundada en contexto de encierro y a nivel nacional es la segunda, después de “Kbrones” una experiencia similar realizada por internos penitenciarios de la ciudad de Buenos Aires.

“Ziza tiene matrícula a nivel provincial y también nacional. Nos queda por finalizar algunos trámites en AFIP para poder comenzar a facturar como cooperativa”, adelantó Manchado al mismo tiempo que aseguró que están próximos a lanzar las redes sociales del emprendimiento junto con un teléfono fijo donde recibirán los pedidos.

Para lograr este objetivo que llena de orgullo a todos los que forman parte, fue necesaria una articulación entre La Bemba del Sur, el programa de Educación en Cárceles y la Dirección Socio-Educativa en Contextos de Encierro del Área de Derechos Humanos de la UNR, junto con el programa provincial Nueva Oportunidad. De manera de poder concretar las capacitaciones y adquirir las maquinarias necesarias.

“Todo comenzó con un taller donde discutíamos en torno a los derechos en diferentes ámbitos, como por ejemplo el derecho a la educación, a la cultura y demás. En uno de esos encuentros, discutimos acerca del derecho al trabajo y analizamos cuáles eran los diferentes sentidos del trabajo en la sociedad actual. Para lo cual organizamos una serie de entrevistas y uno de los invitados fue Juan Pablo Sarkissian, periodista e integrante de la cooperativa La Cigarra que realiza el diario El Ciudadano, quien nos contó cómo era el funcionamiento de una cooperativa. Un hecho que a los internos dejó muy movilizados, porque ponía en tensión el argumento de que el trabajo siempre se piensa de manera tradicional y en relación de dependencia. Sumado a que mucho de ellos, por sus antecedentes penales, no les resulta sencillo conseguir trabajo”, recordó.

“Conocimos la experiencia de ‘Kbrones’, en Buenos Aires, y fuimos reconstruyendo su recorrido hasta que dimos con la Fecootra (Federación de Cooperativas de Trabajo en Argentina) donde hay un área específica dedicada a contextos de encierro. Finalmente, logramos que la gente de «Kbrones» vinieran a Rosario a compartir su experiencia en la fabricación textil de indumentaria de trabajo”, amplió el integrante de La Bemba del Sur.

“Ziza tiene como objetivo la producción de ropa deportiva, pero actualmente estamos produciendo otro tipo de pedidos, como por ejemplo indumentaria para jardines de niños, delantales, remeras para el área de Derechos Humanos de la UNR y en la última asamblea se determinó que a partir del año que viene también se va a producir repasadores, porque es un producto que puede generar recursos inmediatos”, concluyó.