Producto de la caída de la actividad, la baja en el consumo y de los beneficios fiscales otorgados para morigerar la inflación, el año 2019 terminó con un incremento de los ingresos del fisco de 48,5%, por debajo de la inflación anual estimada en 54,5%. Según la AFIP, en el año se recaudaron $5 billones.

La información fue difundida por el ente recaudatorio, que no contó con la tradicional conferencia de prensa que los administradores federales anteriores solían ofrecer el primer día hábil del mes para anunciar los resultados del periodo anterior. Se trata esta vez, del primer informe que presenta la nueva titular, Mercedes Marcó del Pont.

En concreto, en diciembre, la recaudación tuvo un buen rendimiento y aumentó 53,9%, cercano a la inflación. Esto fue teniendo en cuenta que fue el último mes sin el IVA en 13 productos de la canasta básica, que representan en promedio el 35% de las ventas de los supermercados. Por este concepto ingresaron $134.421,9 millones, que tuvieron un alza de 35,5%.

Del total, $97.983 millones provienen del IVA impositivo (creció 26,2%) y $43.639 millones, del IVA aduanero (con un alza de 81,4%). En este concepto la información que se divulga es la del mes anterior, es decir, la de noviembre, en el cual hubo una inflación interanual de 48,3%.

En el caso de los ingresos por derecho de exportación, la recaudación fue de $63.099 millones y creció 300% en la comparación interanual, explicado por el adelantamiento de ventas y declaraciones juradas de exportación que se concretaron por temor a una suba de las retenciones, que se concretó a fin de mes.

Los derechos de importación, en tanto, crecieron 86,5%, ayudado por la depreciación de 62% que tuvo el tipo de cambio en el mismo período y por el incremento en la tasa de estadística que tuvo a mitad de año, que subió de 0,5% a 2,5%. De otra manera, el incremento hubiera sido menor producto de la recesión. Por esta vía se recaudaron $15.689 millones.

Por el impuesto de seguridad social ingresaron al fisco $109.894,2 millones, y aumentaron 46,7%, golpeado por la caída de los salarios reales. De este total, $47.639,4 millones son aportes personales y $61.883,7 fueron contribuciones patronales.

La recaudación del impuesto a las ganancias alcanzó los $102.458,7 millones, con un aumento de 38,8%. Con los ingresos obtenidos en el último mes, la recaudación acumulada el año pasado por este impuesto se acercó a los $1,1 billones, que representan un crecimiento de 47,8% frente al año anterior.

“A lo largo de 2019, la recaudación por este tributo se vio afectada por la disminución de la tasa del impuesto para las sociedades, así como el incremento del mínimo no imponible y la reducción de los anticipos en personas humanas dispuestos en agosto del año pasado”, indicó la AFIP en un comunicado.

El impuesto a los débitos y créditos (más conocido como el impuesto al cheque) exhibió un alza del 53,4%, en línea con la inflación, y generó ingresos por $35.888 millones.

Por Bienes Personales, hubo un incremento de 358,9% en la recaudación e ingresaron al fisco $5566,5 millones. “El mes pasado se registró el vencimiento del tercer anticipo para las personas humanas. A lo largo de 2019, ingresaron $31.183,8 millones, un incremento del 114,8%”, dijeron en el informe que enviaron.

“Entre los factores que favorecieron la recaudación por este concepto figuran la modificación en el esquema del impuesto -excepción de casa habitación hasta $18 millones, mínimo no imponible de $2 millones y esquema escalonado de tasas- y la reincorporación de los contribuyentes cumplidores”, agregaron.

El impuesto a los combustibles, que en los últimos meses se suspendió el incremento por inflación trimestral, se incrementó solo en el año 38,9%, y generó ingresos por $161.666,3 millones.

“En el año, la evolución de la recaudación experimentó una caída en términos reales. Los ingresos tributarios se vieron afectados en 2019 por la recesión económica y el deterioro en los indicadores del mercado de trabajo. Los efectos del menor dinamismo en el nivel de actividad se observan en el IVA y el impuesto a las Ganancias que culminaron 2019 con una variación acumulada frente al año anterior del 38,7% y 47,8%, respectivamente. Los ingresos vinculados con el Sistema de Seguridad Social, por su parte, registraron un aumento del 33,9% a lo largo del año pasado que refleja el impacto negativo de la retracción de la economía sobre el empleo y los salarios”, dice un informe del fisco.