La ciudad amaneció con fuertes lluvias y nevadas, luego de que el fin de semana se habían registrado temperaturas calurosas.

 

La nieve sorprendió a los habitantes y turistas en la ciudad chubutense de Esquel en pleno enero. En la madrugada del miércoles, a la nieve le siguió una intensa lluvia.

Lo que sumó aún más sorpresa es que, durante el fin de semana pasado, las temperaturas habían alcanzado los 30 grados. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) había anticipado una máxima de apenas 8 grados y una mínima de 1° al igual que para el jueves, pero no había dicho nada de la nieve.

Las montañas de la zona cordillerana amanecieron cubiertas de nieve, debido a la masa de aire frío provocada por el temporal de lluvia. La misma cayó sobre todo en el Centro de Esquí La Hoya, cuyas pistas fueron cubiertas por la nieve. Igualmente, la misma desapareció en poco más de medio hora por la intensa lluvia.

Se trata de un fenómeno atípico en la zona durante esta época, más aun teniendo en cuenta el calor del fin de semana pasado. Pero Esquel no es el único lugar de la provincia donde la temperatura se presenta cambiante este verano. También lo es en la zona de la costa.

Este miércoles presentó un día de fuertes vientos con temperatura elevada. Pero la noche del lunes hubo lluvia intensa (incluso granizo) lo que hizo que la temperatura descendiera.

Además, se registró un fuerte temporal de viento que provocó destrozos sobre todo en la zona de chacras de Trelew, donde cayeron árboles y otros inconvenientes. Varios álamos cayeron sobre las casas y tractores de los productores provocando importantes pérdidas materiales.

Lo que ocurrió Esquel este miércoles no está en la memoria de los pobladores más antiguos. Puede haber nevadas al final de la temporada de esquí hacia fines de setiembre. Lo mismo que en la zona del valle, heladas que provocan inconvenientes en las cosechas.

Lo cierto es que en pleno enero Esquel amaneció cubierta de nieve al igual que otras pequeñas localidades de la comarca andina. Para consuelo: la lluvia y la nieve humedecen los bosques y operan en favor de evitar los incendios forestales.