El intendente Leonel Chiarella anunció que tomó la decisión de desafectar a 33 empleados municipales que cobraban salarios sin cumplir con sus funciones.

Estas personas “fueron descubiertas mediante distintos controles internos de personal” impulsados por la nueva gestión durante el primer mes de gobierno. Como consecuencia, las autoridades de la Municipalidad determinaron dar de baja los vínculos laborales.

Además, en el día de ayer, el intendente firmó un decreto que establece la revisión de los denominados “adicionales”. Es decir, personal que cobraba un dinero extra por tareas que nunca se realizaban. Según anunciaron desde la Secretaría de Legal y Técnica, a cargo de Mariano De Mattía, “más de 200 casos serán sometidos a supervisión durante las próximas semanas”.

Derechos y obligaciones

Finalmente, Chiarella expresó: “Desde un principio manifestamos que queremos un municipio ordenado y eficiente. Debemos poner en valor a los trabajadores que hacen bien su trabajo. Es hora de terminar con los privilegios de aquellos que cobraban sueldos sin trabajar y abusaban marcando horas extras que jamás cumplían”, completó.