La saga de violencia y muerte no se detiene en Sana Fe.


Durante la mañana del lunes un hombre de 74 años fue hallado sin vida en el interior de la casa que habitaba y con claros signos de haber sido asesinado, en un sangriento hecho ocurrido en barrio Escalante.

Un joven que habitualmente estaba al cuidado del jubilado (éste se movilizaba en una silla de ruedas) fue quien descubrió la macabra escena, ni bien ingresó al inmueble ubicado en pasaje Ingenieros 5100.

El abuelo, identificado como Pedro B., yacía sobre una cama con numerosas heridas de arma blanca en distintas partes de su cuerpo.

Pese al evidente estado de indefensión de la víctima, llama la atención la furia con la que actuó el matador quien además de las puñaladas, habría propinado varios golpes.

Conmoción en el vecindario

En medio del estupor por lo ocurrido el cuidador alcanzó a salir a la calle y llamó a la policía, mientras cruzó algunas palabras con un vecino.

Minutos después numerosos patrulleros y uniformados llegaron al lugar, en un inusual despliegue que provocó la sorpresa la vecindario.

Varios de los agentes se apostaron frente a la puerta del inmueble donde se desató la tragedia. Un rato después arribó la combi de la policía científica cuyo personal, equipado con trajes especiales, ingresó a la propiedad para examinar la escena del suceso.

Como principal sospechoso del hecho se señala a un familiar del fallecido, quien reside en una vivienda lindera. Esta persona (un hombre de 49 años), padecería graves problemas psiquiátricos y de adicciones, y está siendo buscada por los investigadores del hecho.