Las fuertes lluvias que se descargaron sobre Tucumán afectaron a Famaillá, La Reducción, La Madrid, Los Ralos y Yerba Buena. En ésta última localidad se inundó la comisaria, que tuvo que ser evacuada.

Unas 200 personas fueron evacuadas de sus viviendas por las fuertes lluvias y vientos que azotaron la provincia, provocando anegamientos de calles y la inundación de una comisaría en Yerba Buena, que obligó a policías y detenidos a esperar en el techo del lugar un rescate, informaron hoy fuentes oficiales.

Las zonas más afectadas fueron Famaillá, con 100 evacuados, La Reducción con 60, La Madrid con 28 y Los Ralos con 5 vecinos en la misma condición.

El vicegobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, dijo que “las personas evacuadas se encuentran en escuelas y Centros de Integración Comunitarios preparados para atenderlos.

A pesar de los volúmenes de agua que cayeron no son muchos los evacuados, lo importante es que no hay gente aislada”. En la capital tucumana, el Canal Sur, entre la avenida Belgrano y la avenida Roca, se desbordó y el área más afectada fue la unión con el Camino de Sirga, donde el agua arrastró árboles y escombros, informó Ramón Imbert, representante de Defensa Civil.

El desborde del canal provocó anegamientos en calles y casas del barrio Marti Coll, localizado en la ciudad de Yerba Buena, donde varios vehículos fueron tapados por el agua.

La comisaría local se inundó, por lo que policías y presos alojados allí tuvieron que esperar en el techo del edicio el rescate de la división Lacustre de la Policía.

La tormenta también causó daños en la ruta 338, en el puente del río Muerto, donde un terraplén desapareció por completo, lo que impidió el acceso a El Corte y la subida a San Javier en vehículo, dejando a decenas de familias anegadas.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que las lluvias continuarán durante esta jornada aunque la provincia ya no se encuentra en alerta.