Los futbolistas escoceses no podrán cabecear la pelota en los entrenamientos antes de los doce años debido a los riesgos de demencia en edad adulta, informan los medios británicos.

Escocia sería la primera en Europa en poner en marcha esta medida, después de que Estados Unidos la lanzara en 2015, tras los escándalos de exdeportistas profesionales con signos de demencia, sobre todo en el fútbol americano.

En octubre, un estudio de la universidad de Glasgow, llevado por exfutbolistas escoceses, puso en evidencia que estos tenían 3,5 veces más posibilidades de morir de una enfermedad neurodegenerativa que la media.

“Hay preguntas sobre la edad límite, que según las especulaciones sería de 12 años. Eso quiere decir que un niño de 13 años puede cabecear sin riesgo. ¿Cómo sabemos que es así?”, reaccionó en un comunicado Peter McCabe, presidente de la asociación Headway, que lucha contra las enfermedades neurodegenerativas.

“Es necesario absolutamente hacer investigaciones para saber cuáles son los riesgos, si los hay, de cabecear una pelota de fútbol moderno”, añadió.